martes, 27 de junio de 2006

Pro Ecclesia Catholica (Tema: en defensa de la Iglesia católica)

Está claro que la Iglesia católica está empezando a interesar, desde hace un tiempo, como objeto literario y cinematoráfico, géneros en los que es tratada fundamentalmente como organización misteriosa y poderosa, pero nunca como conservadora de ciertos valores que miles de millones de todo el mundo comparten, ni como hacedora de beneficio social, etc. Es decir, se la está equiparando, sobre todo, repito, por cuestiones literarias e intereses comerciales, con determidas sectas o grupos de presión políticos y sociales, aunque estén en el polo opuesto de ella en cuanto a la visión de las cosas del mundo: los masones, por poner un ejemplo.

Sólo hay que abrir la revista Qué Leer de junio de 2006 y ver en sus páginas publicitarias multitud de títulos alusivos a novelas cuyos argumentos se deslizan sobre pretendidos aspectos misteriosos de la Iglesia o de organizaciones religiosas. Así, encontramos, a parte del vomitivo Código Da Vinci:
  • El Gran Arcano, de Paloma Sánchez-Garnica ("La confesión de un caballero templario durante su proceso inquisitorial descubre un secreto que podría desestabilizar a la cristiandad: Jesucristo no resucitó, sino que fue enterrado por sus fieles...")
  • La Ecuación Dante, de Jane Jensen ("El libro que recomiendan leer en Estados Unidos tras El Código Da Vinci")
  • El Puzzle de Jesús, de Earl Doherty ("Una novela absorbente que nos plantea esa cuestión que ha arraigado con profundidad en el pensamiento occidental de las últimas décadas: ¿qué sabemos a cerca del verdadero Jesús?")
  • El Enigma de Constantina, de Robert Ludlum (Una orden clandestina de monjes emprende una misión desesperada: transportar y ocultar un cofre que contiene un poderosísimo secreto sobre los orígenes del Cristianismo")
  • Las Huellas de Dios, de ... ("...¿Cuál es el significado de las extrañas visiones sobre la vida de Jesús que experimenta el protagonista?)
  • ...y así ad nauseam.

En sólo las primeras 17 páginas de la revista ya pueden encontrarse estas referencias a novelas de este tipo. Más adelante, varias más.

Está claro que la religión en sentido amplio, pero más aún la Iglesia católica, son fuente inspiradora de multitud de historias de misterio, policiacas (novela negra). Lo católico está de moda... pero no para bien, eso está claro.

Incluso mi admirado Arturo Pérez-Reverte, adelantándose varios años a este fenómeno, ya echó mano del tema religioso como centro de su novela La Piel del Tambor.

El caso es que hoy día es habitual ver posts y comentarios en blogs de amigos y de desconocidos sobre el asunto religioso y sobre la Iglesia católica. Y en dichos artículos no es raro que se adopten posturas radicales. Se toma tal o cual suceso de actualidad relacionado con la Iglesia para despedazar a esta organización. La verdad es que los comentaristas lo tienen a huevo: casos de pederastia, negocios no muy claros desde el punto de vista financiero, radicalismo en ciertos sectores como el Opus Dei, apoyo a dictaduras en el pasado, posturas intransigentes en materia de moral y sexo, etc.

Creo que la Iglesia católica es un entramado tan extraordinariamente complejo que sería (y es) muy injusto despacharla en base sólo a esos, y a algunos más, aspectos de su realidad. Lo que sí es fácil y está de moda es agrandar las manchas negras, las leyendas negras, los recovecos oscuros. Aun así, creo que (y este no es un artículo que pretenda defender nada, sólo aportar más puntos de vista sobre la cuestión) son infinitamente más las luces que las sombras.

¿Qué opinión nos merece la labor de los curas de pueblo hoy en día, no hace décadas?

¿Y las organizaciones humanitarias católicas que ayudan no sólo al Tercer Mundo, sino a los desheredados del Primero?

¿Qué pensamos de los misioneros que en tantas ocasiones dan su vida en guerras tribales por defender a sus feligreses?

¿Y del propio mensaje de la Iglesia católica (y aquí hay que hacer el inciso que todo lo dicho y lo que viene detrás puede también decirse de otras religiones e iglesias) que reproduce los postulados de Cristo: paz, amor, perdón, hermandad, comunidad, caridad, justicia, etc.? ¿Es eso reprobable porque a veces algún individuo o incluso la Iglesia como comunidad falle y dé el cante? ¿No debería permanecer lo esencial?

¿Y en la Historia? Se nos habla de las orgías papales, del robo a mansalva de los eclesiásticos, de su apego al poder y de su lucha por el mismo hasta intentar dominar a los reyes; de sus intereses económicos y políticos. De acuerdo.

¿Pero quién infundió en los poderosos y en la sociedad el sentimiento de compasión y ayuda al desfavorecido, al desprotegido? ¿Quién en las terribles guerras medievales decretaba "La Tregua de Dios", que había que respetar en beneficio de la población civil? ¿Quién en lo recóndito de sus monaterios salvaguardó la Cultura y la tradición clásica (pagana, no lo olvidemos) gracias a la labor de amanuenses y pobres monjes muertos de frío y a veces hambre? ¿Quién tuvo que demostrar mediante concilios, e imponer mediante admoniciones, que la mujer, los negros y los indios tenían alma y por ello debían ser tratados como los hombres (los únicos seres humanos que se beneficiaban de dicha categoría hasta no hace tanto)?

En definitiva, ¿a quién se le debe en su mayor parte la concepción de la Humanidad, de lo humano, de los derechos humanos y de la trascendencia y del respeto al entorno ("Hermano lobo, hermana planta, decía San Francisco de Asís) que tenemos aún hoy en día?

Por ello, y por mil cosas más que no cabrían aquí, me parece injusto que despachemos de manera apresurada y frívola el tema de la religión y de la Iglesia católica, así como de otras iglesias. Que los novelistas y gentes del cine aprovechen el filón, habrá que respetar su libertad creativa. Pero que los ciudadanos que apreciamos y defendemos un mundo civilizado y civil, ajeno a las injerencias religiosas en nuestras vidas, sepamos también valorar y defender no sólo una tradición que nos conforma como personas del llamado mundo libre, sino que también apreciemos la labor que aún continúa haciendo la Iglesia católica y otras iglesias en nuestro mundo, por mucho que los defectos (sobre todo los morbosos) empañen muchas veces su auténtica realidad.

Sólo propongo eso, respetar y valorar, y por supuesto criticar lo criticable, pero evitando establecer categorías universales sobre hechos concretos o desde sucesos históricos determinados sin ver más allá. Creo que el ejercicio de juzgar, el del pensamiento libre y el de la ecuanimidad deben prevalecer en nuestras apreciaciones. Sobre todo en quienes hayan recibido alguna formación universitaria o vital enriquecedora.

viernes, 23 de junio de 2006

La inesperada trascendencia de las cosas (Tema: cosas de la vida)

Un pobre granjero escocés oyó en una ocasión un grito de socorro que provenía de una ciénaga. Corrió hacia el lugar y, aterrorizado, vio cómo un niño se encontraba a punto de ahogarse y luchaba denodadamente en el fango. El granjero lo salvó de una muerte terrible.

Días después se acercó por su granja un vistoso carruaje. Un hombre elegante y de aristocrático aspecto salió de él y se presentó como el padre del niño salvado.

-Quiero pagarle por haber salvado la vida de mi hijo -dijo el aristócrata.
-No, no puedo aceptar un pago por lo que hice -respondió el granjero.
-Te hago un trato -replicó el hombre rico-. Déjame que yo me ocupe de que tu hijo tenga la misma educación que tendrá el mío. Si el chico es como su padre, no hay duda de que será un hombre del que ambos estaremos orgullosos.

Así se hizo. El hijo del granjero estudió Medicina en Londres y llegó a ser conocido en el mundo entero como Sir Alexander Fleming, el descubridor de la penicilina. El chico salvado de la ciénaga era Winston Churchill, salvador de Inglaterra y co-vencedor del nazismo.


El joven Winston Churchill

Sir Alexander Fleming

lunes, 19 de junio de 2006

De cómo las gallinas no deben dejar entrar (jamás) a la zorra en el gallinero (Tema: tontos del haba)

Una vez más se demuestra lo que ocurre cuando las gallinas dejan entrar, aunque sea vestida de pollito amarillito, a la zorra en el gallinero. Porque así pasa lo que pasa.

El diario francés Libération (Libé para los amigos), aquel que crearan un par de chicos rebeldes del mayo francés parisino hace treinta años, Jean-Paul Sartre (¿les suena?) y Serge July, está pasando por una de sus peores crisis a causa de la dimisión forzada del que hasta ahora era su director, uno de los co-fundadores citados, Serge July.

¿Y por qué ha dimitido este buen progre? Pues nada más y nada menos por exigencias del socio capitalista más significado de la empresa, el financiero Édouard de Rothschild, que entró en la misma en 2005 (prisa se ha dado en hundir el invento). Y, claro, uno se pregunta varias cosas:

¿Cómo es que un ricachón noble y banquero él, y presumiblemente de derechas, se interesa por un medio de comunicación "revolucionario" que hacía aguas económicamente? Está claro, el franco, o el euro, es el euro, y algunas posibilidades le vería; aunque, oficialmente, Rothschild delcaró que era a causa "de son influence sur la société". Aunque su decisión dejó sorprendidos a muchos (perdón, pero ahora no tengo tiempo para traducir, quizás en otro momento):

Le Point (09.12.2004) : « “On est tous un peu étonnés par sa démarche, confie un banquier qui le connaît bien. Vingt millions d’euros, c’est beaucoup d’argent, même pour un Rothschild.” “Et en même temps, poursuit ce banquier, ce n’est pas beaucoup pour mettre la main sur une affaire connue.” De celles qui vous projettent en pleine lumière. Libé, c’est une institution du “microcosme”, un journal qui a plus d’influence que son tirage. »

Mais Edouard de Rothschild affirme au Figaro économie vouloir « respecter l’identité du journal » : « Je m’engage fermement et personnellement sur trois points : préserver l’indépendance de la rédaction, [...] Et, à ce titre, sachez que je considère les droits de la SCPL comme inaliénables et qu’ils seront garantis. »Un peu plus loin, le journaliste du Figaro insiste : « Libération sera-t-il à l’abri des pressions économiques et politiques ? » et Edouard de Rothschild confirme : « Oui, sans équivoque. Je crois avoir été assez clair sur la question de l’indépendance du journal. »
Rapidement, c’est Serge July lui-même qui expose sur une pleine page de son propre journal (Libération, 03.12.004), tout le bien qu’il pense des propositions du financier : « Il a accepté de limiter, quoi qu’il advienne, ses droits de vote à 40 %. [...] Le pacte d’actionnaires [...] donne à la SCPL des droits de veto sur l’ensemble des grandes décisions relatives à l’entreprise. [...] J’ajoute que la société des personnels dispose d’un droit de veto en ce qui concerne le président et le directeur général et que la société des rédacteurs possède le même droit en ce qui concerne la nomination du directeur de la rédaction. [...] Edouard de Rothschild entend donner à Libération du temps et des moyens de développement en respectant son indépendance, d’une certaine manière en la sanctuarisant. C’est une chance pour l’ensemble des équipes de Libération et pour nos publications ».


¿Y cómo es que los de dentro de la casa, sindicatos incluidos, permiten dicha intrusión? Pues más claro todavía, si están con el agua al cuello, bienvenido sea el capitalista. Ya no hay memoria para recordar aquello que decían los chicos que levantaban los adoquines de las calles de París: "El mundo no será feliz hasta que el último capitalista sea ahorcado con las tripas del último burócrata".

Como curiosidad, algunos datos. Los otros accionistas de Libé son: Pathé (vaya sorpresa, ¿eh Libertariano?), Participation et Communication, ¡¡El Mundo!!, Suez Net Invest, La Libre Belqique, y Le Nouvel Observateur. ¡Mogollón de firmas de la derechona introducidos subrepticiamente en el diario progre por excelencia!

Las zorras de la derechona, todas de la mano, metidas en el gallinero progre. ¡Kikirikí!

domingo, 18 de junio de 2006

Alejandro López Andrada (Tema: magnífico escritor, mejor persona)

El poeta Alejandro López Andrada hace mucho tiempo que se ha convertido en un referente imprescindible en la literatura cordobesa. Su presencia es requerida para formar parte de numerosos jurados de certámenes literarios en toda España y se le llama a participar en multitud de foros nacionales y extranjeros.

Este magnífico poeta centra casi siempre sus preferencias argumentales en el bucolismo de su tierra, el Valle de los Pedroches (Córdoba), y más particularmente en su pueblo, Villanueva del Duque, donde encuentra personajes, paisajes, vivencias y otras referencias indispensables para comprender y apreciar su obra. Como novelista es un extraordinario creador de personajes, conservando el mismo espíritu telúrico que anima su obra poética.

Últimamente Alejandro López Andrada nos ha regalado con un libro mitad crónica rural, mitad historia, mitad novela y mitad poesía de la tierra. Su título, El viento derruido (y es que López Andrada titula como nadie sabe hacerlo).

Otros títulos suyos, entre poesía y novela, de este autor pueden encontrarse aquí, entre otros muchos lugares de la red.

Recientemente, Alejandro López Andrada ha sido entrevistado en el programa cultural El Público Lee, de Canal Sur Televisión.





Alejandro es amigo mío, y el aprecio personal que le tengo supera al estrictamente literario, que ya es grande, porque hay que conocerlo para amar su sencillez, bonhomía, llaneza y alejamiento de poses y engreimientos. Contaré un viaje que hicimos juntos una tarde de primavera en mi descapotable por gran parte de mi tierra, el Valle del Guadiato, vecina a la suya, tras una interesante comida que sirvió de preámbulo a un acto literario que tuve el honor de presentar en Peñarroya-Pueblonuevo. Nos acompañaba mi hermano Heliodoro, también poeta (La ciudad paralela, editado por Cajasur en la colección Los Cuadernos de Sandua, 2002) y el igualmente poeta, ensayista, crítico, novelista y coordinador del mil veces laureado suplemento cultural del Diario CÓRDOBA, Cuadernos del Sur, el periodista cordobés Antonio Rodríguez Jiménez.

La excursión terminó, como no podía ser de otro modo, en el Cerco de Peñarroya-Pueblonuevo, lugar que, cada vez me convenzo más, inspira casi exclusivamente a gente sensible y sensata. Tras apreciar sus ruinas y aquellos espacios llenos de misterio y sugerencias, Antonio Rodríguez se propuso situar alguna escena de una de sus novelas en tal sitio, y lo ha cumplido en una novela que pronto verá la luz.

jueves, 15 de junio de 2006

La la Ehpaña la la la la la la la (Tema: el himno sin letra)

¡¡ 4 - 0 !!

Pues sí, nuestro himno nacional no tiene letra, ¿a que lo habíais notado? Realmente uno no lo nota hasta que empieza un campeonato de fútbol, también es verdad.

Hubo una vez una letra, compuesta por José María Pemán, que estudiábamos en la escuela franquista y que es difícil que se olvide, aquella que decía:

Viva España,
alzad los brazos
hijos del pueblo español
que vuelve a resurgir.
Gloria a la patria
que supo seguir
sobre el azul del mar
y el caminar del sol.

Bueno, no estaba mal, excepto eso de "alzad los brazos", algo muy falangista y tal. Era otra época, claro. Pero en definitva no estaba mal, se podía haber modificado un poco y ya está. Pero está visto que como hay una tendencia desde hace tiempo a que España no tenga himno, ni seamos una unidad, ni un país, ni un territorio común, pues eso, así seguimos. Y cuando juega España, como ayer, se escuchaba un ridículo tarareo (la la Ehpaña la la la la la...) en todo el graderío que ponía los pelos de punta.

Hace unos diez años más o menos, yo compuse una letra para el himno. Me consta que muchos españoles han compuesto "su" letra también, o sea que no soy original. Pero como soy amante de las causas perdidas, me tomé mucho empeño en el asunto. La envié al Rey, me contestaron muy amablemente desde la Casa Real que muchas gracias por el esfuerzo, por el interés y patatín y patatán.

Años después, cuando el telediario de Tele5 de por la noche lo presentaba Aberasturi, se promovió una especie de convocatoria general para que la gente les enviara sus composiciones. Allá que se puso Alberto otra vez manos a la obra, reunió al Real Centro Filarmónico "Guadiato y Sierra" que, muy amablemente, lo cantaron. Le envié la cinta al telediario se y la emitieron, y parece que incluso les gustó, así que me animé y esta vez se la envié también a los grupos parlamentarios y del Senado de todos los partidos. Confieso que el único que se interesó algo fue el senador socialista por Córdoba Pedro Rodríguez Cantero (que es de Belmez y me conoce, será por eso). Pero ahí quedó todo. Incluso se la di al entonces Jefe del Estado Mayor del Aire, el general Juan Antonio Lombo López, que por ser de mi pueblo y conocerlo por haberlo entrevistado varias veces, lo acogió con cariño con la promesa de moverlo en las altas instacias. No sé si lo hizo, pero el caso es que tampoco tuvimos éxito los coralistas y yo.

En fin, aquí les dejo el himno para que al menos lo canten en sus casas (si les apetece) cuando juegue España. He procurado huir de lo ridículamente patriótico, de lo excesivamente estirado, aunque, como es lógico, un himno es un himno y debe ensalzar algo la grandeza del pasado y las esperanzas del futuro en su justo término, sin pasarse.

Y dice así:


PATRIA EXCELSA
DE HOMBRES QUE SUPIERON
SU LUZ EXTENDER
ALLENDE ULTRAMAR
(BIS)

SIGUE LLENANDO
DE GLORIA Y DE PAZ
CON TU FECUNDO GENIO
DEL MUNDO LA FAZ
(BIS)

domingo, 11 de junio de 2006

La chica del 7-Up (Tema: "femmes de Paris")

(Foto: Chica mirando escaparate y bebiendo un 7-Up cerca de la Place de l'Opéra en París). Alberto Díaz

FEMMES


Porque París es mujer
en sus macetas de barrio
o en el metro muchacha
descolorida, indefensa,
con melena, boina
o flequillo de cortina.

Porque París es hembra
que huele a primavera
de confiado regazo
y sonrisa cuyo espanto
es el origen del mundo.

Porque París son dos niñas
de uniforme colegial
corriendo de la mano
y sabiéndose vehículo
de esencias y misterios
que la geografía concede.

Porque es París ciudadana
que ni sabe ni contesta
al oculto piropo
que el rumor de un bus eleva
con derecho a circular.

Por eso París engendra
cada día sus auroras
de rojo carmín de labios

y un regard inteligente.

(Alberto Díaz. París, verano 2000)


martes, 6 de junio de 2006

Aquellas tardes de verano (Tema: los vinilos de la felicidad)

Las tardes de verano de junio. El recuerdo de antiguas vacaciones de adolescencia.

Siestas junto a un antiguo tocadiscos y Simon & Garfunkel sonando en pequeños discos de vinilo, girando como las ruedas negras de la felicidad con brillo de tardes memorables.




Homeward Bound, by Simon & Garfunkel

Por qué amo El Cerco (3) (Tema: Ta' claro)

























Para cualquier información sobre esta sección, buscar en los artículos de mayo 2006 los posts "Por qué amo el Cerco (1 y 2)"

Fotos de todos los post sobre el Cerco: Alberto Díaz-Villaseñor

lunes, 5 de junio de 2006

Cadena perpetua (Tema: no a los parques zoológicos)

Estoy radicalmente en contra de la existencia de los parques zoológicos. En mi vida he visitado varios: el de Córdoba, el de la Casa de Campo de Madrid, el de Lisboa, el de Santillana del Mar (Cantabria) y el de Ayamonte (Huelva), que recuerde en estos momentos.

No he visto en todos ellos sino tristeza en los animales allí encerrados, condenados a cadena perpetua por un delito que nunca se cometió. Además, que ni en aquellos casos en los que los animales cuentan con más espacio puede consentirse este hacinamiento o simple encierro que suponen siempre los zoológicos.



En antiguas sociedades en las que el acceso al mundo salvaje por parte de la mayoría de la población era un sueño, como en siglos anteriores a este e incluso hasta los años sesenta del siglo XX, podían tener cierta justificación la existencia de lugares que saciaran el ansia de conocimiento y estudio que caracteriza al ser humano. Pero hoy, obviamente, no.

Quien más quien menos tiene acceso a DVD, a CD-Rom, a libros ilustrados a todo color, a cadenas de televisión, temáticas o no, donde la vida animal siempre encuentra hueco en las programaciones. Por eso, es perfectamente prescindible ver animales importados de continentes remotos en vivo encerrados, el sufrimiento que se les causa debería de anteponerse hoy día a la curiosidad.

Este fin de semana se ha reinaugurado el zoo de Córdoba. Creo que jamás volveré a visitarlo a pesar de que la prensa elogie los grandes avances que se han hecho en pro del bienestar de los animales. Las jaulas, aunque sean de oro (o de cristal como es el caso ahora), seguirán siendo jaulas, límites inconcebibles para los animales que las malhabitan.

Además, hay algo que también me molesta muchísimo, y es la actitud generalmente insultante, provocadora, humillante, despreciativa, que suelen adoptar los humanos ante un recinto con animales. Cámara en ristre, paquete de comida en la mano, muchos niños, adolescentes, jóvenes y mayores adoptan rictus y gestos de una vulgaridad insufrible que, desde luego, no pienso volver a contemplar.

¡Por el cierre de todos los zoológicos del mundo! ¡Por la libertad de los animales en su medio natural!