martes, 27 de marzo de 2007

¡Ay, la Ciencia!

El prestigioso historiador de la Ciencia José Manuel Sánchez Ron dice una cosa espeluznante en la entrevista que le publicó ayer el diario Córdoba. Este científico da por hecho que en el futuro se intervendrá en la evolución de la especie humana, que no valen argumentos contra la manipulación genética para evitar dolencias y que se "construirán" hombres (imagino que también mujeres) más fuertes, altos, etc. El único pero que Sánchez Ron le ve a este vértigo es que la ciencia sirviera para aumentar las desigualdades sociales.
Más tarde afirma que la ciencia no es un nuevo Dios, y que lo que vale es lo que decidan las sociedades democráticas.
El parrafito del buen señor, desde mi punto de vista, está lleno de contradicciones, afirmaciones apriorísticas y verdades sectarias. Si lo que él propugna se lleva a cabo tal y como dice, la ciencia sí que será el nuevo Dios, y no sólo no se evitarán las desigualdades sociales sino que se crearán diferentes tipos humanos para las diferentes tareas a las que serán destinados (¿habrá que volver a citar a Aldous Huxley ?)
En cuanto a eso de que lo que vale es lo que decidan las sociedades democráticas, es confundir la velocidad con el tocino. La democracia es una forma de gobernarse en libertad y tolerancia en el marco de un Estado de Derecho, no una patente para que los gobiernos --por el sólo hecho de haber sido votados-- pudieran autorizar impunemente cambios en los genes de la Humanidad.
¡Claro que siempre valdrían argumentos en contra, incluyendo los morales, contra el disponer sin control de nuestra especie! Esta es patrimonio de todos y cada uno de nosotros.

"Ay, la ciencia", por Alberto Díaz ( Diario Córdoba - 27/03/2007 )

martes, 20 de marzo de 2007

Inmaculada Echevarría

No hace mucho recibí por correo electrónico una viñeta del genial Quino en la que se veía a una anciana ingresada, posiblemente en un hospital o en una residencia de ancianos, en estado terminal a la vista de su aspecto. Al lado de la cama una mano artificial sujeta por un trípode estrechaba las manos de la anciana, inteligente artilugio que un día será de obligado uso en situaciones análogas de soledad y abandono.

No creo que sean necesarias más palabras ni menos elementos que los descritos para ilustrar el tremendo fracaso de una sociedad que ha alcanzado niveles extraordinarios de eficiencia médica y tecnológica pero que se va despojando a pasos agigantados de los más básicos sentimientos humanitarios para con los que tenemos precisamente justo al lado.

Otra viñeta parecida, recibida días después, mostraba un par de gruesos guantes vacíos acunando a un niño recién nacido. Más de lo mismo.

Estas mudas denuncias que incluso pudieran mover en un primer momento a la sonrisa me han hecho reflexionar mucho sobre el caso de Inmaculada Echevarría y su eutanasia activa, pasiva o perifrástica (a gusto de la visión política de quien hable). Y he pensado en ello porque en una tertulia radiofónica alguien dijo saber de primera mano que más que su propia e irreversible situación médica, lo que le hacía a Inmaculada desear la muerte era la soledad y el recuerdo de un hijo entregado en adopción en su juventud, es decir, una fuerte y obsesiva depresión debida a otras causas.

Inmaculada Echevarría ya no sufre y pronto será olvidada. Y queda claro que quien nunca sufrió por ella ha sido esta sociedad indiferente.


"Inma y Quino", por Alberto Díaz ( Diario Córdoba - 20/03/2007 )

Una semana más, esta columna se alza con uno de los primeros puestos del ránking de artículos más valorados y enviados que el Diario CÓRDOBA inserta en su página web. En esta ocasión, con dos rotundos números uno: primer puesto de los artículos más valorados, y primer puesto de los más enviados. Gracias a tantos anónimos lectores.

domingo, 18 de marzo de 2007

Cuando Acuario echó a Piscis... y nada pasó

"When the moon
is in the Seventh House..."


Nos prometían que cuando la luna estuviese en su séptima Casa...

La Era de Acuario prometía la paz que la de Piscis nos arrebató.
Pero... todo quedó en una canción de los 5th Dimension invocando a "Aquarius".





Let the sun shine
let the sun shine in

sábado, 17 de marzo de 2007

N.Y.C.



I wanna wake up

in the city

that never sleeps

...

jueves, 15 de marzo de 2007

El laberinto de la verdad



Los accesos a la verdad se muestran como un laberinto de puertas y pasadizos, como el recorrido que había que hacer en aquel juego de ordenador que consistía en matar nazis (¿cómo se llamaba...? Ah, sí, Wolfenstein).

Puertas, puertas y más puertas. ¿Cuál será la que hay que abrir?