martes, 25 de septiembre de 2007

Chau, Negro (a Roberto Fontanarrosa)

Hace diez años que ojeo casi cotidianamente en internet el diario Clarín de Buenos Aires, donde él tenía su viñeta. Y sin embargo no me he enterado de su muerte hasta ¡dos meses después!

Era el Negro Roberto Fontanarrosa algo más que un dibujante irónico y un escritor de cuentos argentinos, era algo más que un simple argentino. Como Quino , pariente en los quehaceres viñeteriles y periodísticos, era ya un patrimonio de la Humanidad y por eso quisiera que mis lectores lo descubrieran y lo disfrutaran aunque él ya no pueda acudir con nuevos monos cada día a la cita del Clarín .

Diana , una amiga de Rosario , me regaló uno de sus libros de relatos más característicos, "La mesa de los galanes" , búsquenlo y léanlo, no tiene desperdicio.

El Negro Fontanarrosa era de la ciudad de Rosario, y no se fue a la capital federal "porque aquí hay lindas minas (chicas) y buen fútbol y un millón doscientas mil personas han tomado la misma determinación". Se encontraba a gusto con sus íntimos, los galanes , reuniéndose en el café El Cairo "para hablar al pedo" y últimamente debajo de su apartamento, en el Metrópoli, hasta que, a causa de su enfermedad, trasladaron la tertulia a su propia casa.

Impenitente hincha canaya como se autodefinen los seguidores del Central Rosario, no es que le encantara el fútbol, es que sentía pasión por el equipo de su ciudad "¿qué más puede pedir un intelectual?", solía decir. Por favor, léanlo, y localicen las viñetas de su Boogie el aceitoso y del gaucho Inodoro Pereyra , que siempre terminaba diciendo "¿Cómo estás, Inodoro?, Mal pero acostumbrao". Chau, Negro.
_________________________
Chau, negro ( Diario Córdoba - 25/09/2007 )
_________________________

Leerlo en versión original en papel (versión PDF).

viernes, 21 de septiembre de 2007

Sarkozy, imparable

Extractos de El Día de Córdoba, del viernes 21 de septiembre de 2007:

"Fue una promesa electoral del presidente Nicolas Sarkozy que le valió un importante caudal de votos de la derecha: Francia sigue reforzando sus fronteras contra la inmigración. El Parlamento francés reformó en la madrugada del jueves, por quinta vez en los últimos cuatro años, la ley de inmigración.

La Asamblea Nacional francesa dio luz verde al proyecto de ley sobre inmigración que autoriza, de manera experimental, el recurso a los análisis de ADN para demostrar filiaciones y el análisis de los orígenes étnicos y raciales de los inmigrantes, con el objetivo de elaborar estudios.

el texto fue aprobado por la Unión para un Movimiento Popular (UMP) del presidente, Nicolas Sarkozy, y el Nuevo Centro. El Partido Socialista (PS), el Partido Comunista Francés (PCF) y los Verdes votaron en contra.

El proyecto, elaborado por el ministro de Inmigración, Brice Hortefeux, prevé también la puesta en marcha, en los países de origen, de una "evaluación de conocimiento de la lengua y los valores de la República" a la que serán sometidos los menores de 65 años sujetos de reagrupación familiar.

En caso de que no superen la prueba, la autoridad administrativa organizará una formación tras la cual tendrá lugar una nueva evaluación".

jueves, 20 de septiembre de 2007

Inmigración e integración

Hace unos días me llegó por el correo electrónico una bonita presentación en Power Point sobre los clandestinos y la imigración. Las fotos eran preciosas y el mensaje también, e iba acompañada de fondo con la canción de Manu Chao "Clandestino".

La presentación se cerraba con unas pretendidas declaraciones de Peter Costello, que según el mensaje es ministro de Australia o algo así. No lo he comprobado.



Tampoco he comprobado si las palabras de dicha persona son ciertas o no, pero en cualquier caso las reproduzco aquí porque me parece que pueden dar que pensar:

____________________________________


"No estoy contra la inmigración, y tampoco sostengo un rencor contra alguien que busca una mejor vida viniendo a Australia. Sin embargo, hay asuntos que los que recientemente han venido a nuestro país y, al parecer, algunos nacidos aquí, tienen que entender. Esta idea de Australia de ser una comunidad multicultural ha servido sólo para diluir nuestra soberanía y nuestra identidad nacional. Como australianos, tenemos nuestra propia cultura, nuestra propia sociedad, nuestra propia lengua y nuestro propio modo de vivir.


Esta cultura ha sido desarrollada en más de dos siglos de luchas, juicios y victorias por los millones de hombres y mujeres que han buscado la libertad de este país. Hablamos principalmente el inglés, no el libanés, el árabe, el chino, el japonés, el ruso, o cualquier otra lengua. ¡Por lo tanto, si usted desea hacerse parte de nuestra sociedad, aprenda la lengua!




La mayor parte de los australianos creen en Dios. Esto no es solo un asunto de algún cristiano derechista, pero hay un hecho cierto, y es que hombres y mujeres cristianos, fundaron esta nación sobre principios cristianos, y esto está claramente documentado en nuestra historia. Deberíamos mostrarlo en los murales de nuestras escuelas. Si nuestro Dios le ofende, entonces sugiero que usted considere otra parte el mundo como su nueva casa, porque Dios es parte de nuestra cultura.



Aceptaremos sus creencias, y no le haremos preguntas. Pero daremos por hecho que usted acepta las nuestras y busca vivir en paz y armonía con nosotros. Si la Cruz le ofende, o no le gusta, entonces usted debería considerar seriamente marcharse a otra parte de este planeta. Somos felices con nuestra cultura y no tenemos ningún deseo de cambiarla, y realmente no nos preocupamos cómo hizo usted, por las cosas que suceden en su lugar de procedencia. Le cueste lo que le cueste, practique su cultura, pero no fuerce a otros a hacerlo.



Este es nuestro país, nuestra tierra, y nuestro modo de vivir, y le daremos la oportunidad de disfrutar de todo esto.


Pero una vez que usted empiece a quejarse, a lloriquear, y no acepte nuestra bandera, nuestra promesa, nuestras creencias cristianas, o nuestro modo de vivir, sinceramente le animo a hacer uso de otra gran libertad que gozamos en Australia: el derecho de marcharse.



Si usted no es feliz aquí, entonces, márchese. Nadie le obligó a venir aquí. Usted pidió estar aquí. Entonces, acepte el país que usted eligió.


Les hemos acogido y abierto las puertas de nuestro país. Si no quieren ser un ciudadano mas de este país ¡vuelva al país de donde vino!"

lunes, 17 de septiembre de 2007

El peluche de los McCann

A mí lo que más me mosquea de los McCann son las vacaciones y el peluche.

Esta pareja tiene arte, hay que reconocerlo; se han subido al trapecio del circo (mediático, añado) y ya no se quieren bajar. Y lo han hecho con arte, hasta el Papa los ha recibido. Yo no sé si son culpables o no de la muerte de su hija aunque la ropa les huela a cadaverina, que lo diga la justicia, y eso siempre que aparezca el cadáver, mientras tanto chitón por aquello de la presunción de inocencia. Pero las vacaciones, qué tío/tía, cómo se lo montan. A ver, ¿están de baja por depresión? ¿se han pedido una excedencia? Yo los veo todo el día en la tele, con un coche distinto (ya les he identificado un Renault, un Volkswagen y un BMW) saliendo de casa, hablando por la ventanilla del auto como la Pantoja y el resto de la piara esa de la telebasura, que hablan siempre con el cristal a medio bajar. Los veo guapos, rubios, ingleses, encima médicos, o sea con todo para triunfar en la vida, y todavía de vacaciones a estas alturas de la depresión postvuelta. Y con el peluche en la mano.

Yo no sé si la mataron de pensamiento, obra u omisión a la niña, pero que son culpables de darle a la criatura habitualmente el orfidal sí: el ADN de unos cabellos lo ha cantado muy clarito, por lo que si no asesinos, un poco canallitas sí que son. Y encima aún de vacaciones.

Pero no pierdan de vista el peluche. Los cinéfilos diríamos que la solución al caso está en el peluche que la mamá no deja ni un momento, ¿que no?, véanse otra vez “La noche del cazador” (Charles Laughton, 1955) con aquel maravilloso Robert Mitchum. La clave estaba en el peluche.

______________________

El peluche ( Diario Córdoba - 18/09/2007 )

viernes, 14 de septiembre de 2007

Diez ideas por Córdoba

YO, erre que erre contra la pantomima de las Siete Maravillas, prefiero aportar diez ideas para mejorar Córdoba. Bueno, no son mías sino que rondan por ahí desde miles de años, pero las he retocado.

La 1ª idea, amarás a Córdoba sinceramente, a su gente y a sus tierras, respetándolos en sus anhelos y ayudándolos en sus proyectos.

La 2ª, no usarás el nombre de Córdoba en vano, no lo politizarás o apropiarás como arma arrojadiza contra el que no piensa igual que tú.

La 3ª, respetarás sus tradiciones, sin adulterarlas ni imprimirles un sello que convenga a tus intereses partidistas.

La 4ª, honrarás y respetarás a los demás, así a tus ascendientes y descendientes como a los ajenos, comprometiéndote en la defensa de los desvalidos y necesitados, porque Córdoba son todos y cada uno de sus seres humanos, animales y plantas.

La 5ª, respetarás la vida en todas sus formas, y el rico patrimonio y el inigualable medio ambiente de esta desdichada provincia, y no dejarás que se deteriore más su biodiversidad.

La 6ª, pues eso, no la joderás más de lo que está y buscarás cómo devolverle su honra y su ilusión, el orgullo de sí misma.

La 7ª, no codiciarás como propio lo que, por ser de los demás, ya es también tuyo como heredad compartida y que será la herencia de los que han de venir.

La 8ª, no tergiversarás la realidad, ni levantarás infundios según tu conveniencia, porque vivir en la mentira es el mejor camino para no salir nunca del atraso.

La 9ª y la 10ª son parecidas y complementarias, no arrebatarás a Córdoba ni a sus hijos sus bienes, su imagen, su trabajo.

martes, 11 de septiembre de 2007

El Névalo

Névalo y Anzur son dos ríos de Córdoba y también fueron tres años de mi vida.

Así se llamaban los dos edificios principales de aquellos Colegios Mayores de las Cajas de Ahorros que ahora denominan Colegio de la Asunción. Allí estudié, más o menos; residí, más o menos; disfruté, más o menos; y me formé en muchos aspectos, muchos, de 1977 a 1980.

Acabamos de tener un encuentro de antiguos colegiales en ese mismo lugar gracias al ímprobo trabajo de coordinación y organización de Cristóbal Matilla, Tobi , que se merecería un aplauso generalizado y algo más.

Nunca se me fue del recuerdo aquel espacio ni ninguno de quienes poblaron mi estancia de ocio y charla, de estudio y crecimiento personal: Daniel, Antonio, Tomás (en realidad Toshigaku Yu Ishizuka , casi ná ), El Pela, Conchito, Paco (de Priego de Córdoba, al que no logro encontrar, help!), Gregorio, Ramón, Angela, Alfonso, Antonio Luis , y ese etcétera que siempre se dice que es largo.

A unos cuantos nos apodaban El Kremlin , no sé bien por qué, desde luego éramos los de letras, la chusma pensante, los de Filología, Historia, más algún biólogo y un médico. Inolvidable.

Tan inolvidable como las visitas de periodistas, escritores, científicos, artistas, catedráticos, juristas, políticos de aquellos de la Transición y otros padres de la Patria.

Fue colegial también Manuel Pimentel y otros conocidos. La única decepción, que aquel inmenso verdor al que daba mi ventana aparezca ahora quemado y descuidado.

El nevalo ( Diario Córdoba - 11/09/2007 )

domingo, 9 de septiembre de 2007

Minería y turismo

ACABO de leer la magnífica novela del onubense Juan Cobos Wilkins “El Corazón de la Tierra”. Es una novela emocionante y emotiva que narra la vida intensa de unos personajes llenos de historias que contar y perfectamente reales. Y, como trasfondo, el marco minero de Riotinto (Huelva) incluyendo sus movimientos sociales y reivindicativos ante la todopoderosa compañía inglesa Rio Tinto Company que explotó aquellos yacimientos de cobre, oro y plata durante 80 años.

Las semejanzas de dicho marco histórico y de la existencia de una sociedad todopoderosa extranjera que explotaba los yacimientos es evidente si la comparamos con Peñarroya-Pueblonuevo y su cuenca minera. Allí eran ingleses, aquí franceses, y aunque allí la explotación del trabajador era cruel e inhumana a veces, aquí no se llegó a tanto.

Pero a lo que me quiero referir es al buen, al magnífico aprovechamiento que han sabido hacer en Riotinto de su pasado minero y extranjero con vistas al turismo. Se sienten orgullosos de algunas costumbres importadas de los ingleses y las reivindican como hecho diferenciador, poseen un tren minero que recorre las antiguas cortas a cielo abierto, como la impresionante e inabarcable Corta Atalaya -el ombligo del mundo, el hueco que quedó al arrancarle el corazón a la tierra-, un estupendo museo de la minería en el antiguo hospital de la compañía, etc.

Yo visité todo eso y me consta que agentes sociales de nuestra zona y otras personas influyentes también, pero aquí no se ha hecho nada para imitar a Riotinto, para intentar aprender. No saben.

martes, 4 de septiembre de 2007

Juan Cobos Wilkins. El corazón de la tierra. Riotinto. Barrio de Bellavista. Corta Atalaya. Francisco Antonio Carrasco. La maldición de Madame Bovary

Este verano --como el anterior y algún otro antes y siempre a partir de ahora- he dedicado parte de mis lecturas a autores cordobeses en particular y andaluces en general. Entre ellos he tenido el gusto de leer, casi al inicio de las vacaciones, a Francisco Antonio Carrasco.

Su La maldición de Madame Bovary me ha proporcionado momentos trepidantes, de esos que no te permiten dejar a medias e inacabados los capítulos e historias que pueblan este estupendo libro de relatos. El otro volumen, que acabo de terminar, es el extraordinario El corazón de la tierra, de Juan Cobos Wilkins , que me da pie y me catapulta a conocer su versión cinematográfica, cosa que haré esta misma semana aunque ya voy advertido de la poca semejanza entre esta y el original literario.

Para mí además ha sido bueno conocer a ambos autores, habiendo intercambiado palabras y momentos. Con Wilkins varias veces, cuando dirigía la Casa Museo de Juan Ramón Jiménez y yo vivía por aquellos pagos onubenses a finales de los ochenta, con Carrasco desde hace dieciséis años, que ya es decir. A Paco ya le he contado lo que pienso de su obra, que es mucho y bueno, y por eso le dedico las últimas líneas a Wilkins, que no leerá esto.

Quizás lo mejor que pueda decir es que su libro me emociona lo indecible con un planteamiento, un nudo y un desenlace de los que desasosiegan y hacen que uno no quiera dejar de revisitar y consultar de vez en cuando ese "corazón". Y que pienso volver por su pueblo, Riotinto, por el que pasé cien veces y pisé sólo dos. Me llaman ahora con más fuerza la Corta Atalaya y el barrio inglés de Bellavista.

Libros ( Diario Córdoba - 04/09/2007 )