viernes, 29 de agosto de 2008

Era Victoriana

Acabo de terminar de leer una biografía sobre la famosa reina Victoria de Inglaterra, un reinado que marcó toda una época en la Gran Bretaña de la última mitad del siglo XIX y principios del XX.
Sin embargo esa lectura da unas claves en las que uno jamás hubiera pensado: que, a pesar de que se identifica la era victoriana con la mojigatería y el puritanismo feroz, Victoria era una mujer bastante libertina y proclive a los amantes, amante de la buena vida, de no dar un palo al agua y de viajar muchísimo. Que en realidad ella hizo muy poquito en favor del enorme poderío de su país, tuvo la suerte de estar siempre rodeada de políticos muy capaces y extremadamente patriotas (ella de política más bien no tenía ni idea). Que esta mujer, que tuvo un montón de hijos, sembró toda Europa con su semilla gracias a matrimonios muy ventajosos: Alemania (Prusia y otros principados germanos), Dinamarca, Bélgica, Rusia, etc. En España casó a su nieta con Alfonso XIII.
Por otro lado, esto viene a confirmar lo que afirmaba Peter Gay en su libro "Scnitzler y su tiempo" (Ed. Paidós), en el sentido de que la creencia de que, en el Londres de 1850 los hombres eran unos hipócritas redomados y rapaces y las mujeres unas frígidas incorregibles no es sólo falsa sino que bien pudo haber sido creada por generaciones posteriores para atribuirse el mérito de haber liberado la sociedad.
Una tal Laura Lyman en aquellas fechas dejó escrito a un amante que "exprimiré tus reservas hasta dejarlas secas el próximo sábado, te lo aseguro".

Me apunto a esa ITV

En los comentarios de los lectores de ayer en la web del diario CÓRDOBA apareció este que me gustó enormemente:


laqueseavecina - 28/08/2008 - 19:16:36 h.
Vaya hombre, ahora va ha ser mas rigurosa una ITV que estas revisiones de aviación, pues con todas las averías que van saliendo a la luz se podía seguir volando, pero tu vas a la ITV y por engancharse un poco el cinturón, no salir agua por los limpiaparabrisas, sonar un poco los rodamientos, o llevar una pegatina en algún cristal que según ellos “impide” la visibilidad, te obligan a subsanar estas deficiencias y volver a pasar de nuevo, y aquí sin embargo todo se podía arreglar “atando un cable” “desenchufando” una sonda, echándole un poco de “3 en 1” al tren de aterrizaje, o lo que fuese necesario con tal de seguir volando como si no pasara nada.......si señor yo para la próxima ITV me pido un técnico aeuronatico.

miércoles, 27 de agosto de 2008

Pérez-Reverte en Le Figaro

Arturo Pérez-Reverte publica en el diario francés "Le Figaro" un relato breve.
Esta iniciativa del diario galo recoge más relatos de otros muchos autores de diferentes nacionalidades.