martes, 29 de septiembre de 2009

I Certamen de romances populares sobre de temas de actualidad en Facebook

BASES


1. El que arriba suscribe, estando convencido de que literatura rima con frescura y caradura, y evocando la rica tradición hispana de la picaresca y el quijotismo repletos de gracia e ironía, convoca el I Premio (que se sepa) de romances populares sobre temas de actualidad: la crisis, lo gótico y sus hijas, Zelaya y su sombrero, mearse en la ducha, etc.

2.Los poemas, de tema más o menos libre (véase el punto anterior) no estarán limitados en su extensión, se ajustarán al metro y la rima de los romances populares castellanos, o sea, los de toda la vida: versos octosilábicos con rima asonante o consonante en los versos pares y ninguna en los impares (que quedan libres, como se suele decir). Con sus diéresis, sinéresis y sinalefas apropiadas, cuando haya lugar. Ejemplo de rima asonante:

Río Duero, río Duero,
nadie a acompañarte baja,
nadie se detiene a oír
tu eterna estrofa de agua.
Indiferente o cobarde,
la ciudad vuelve la espalda.
No quiere ver en tu espejo
su muralla desdentada.
...
(Gerardo Diego)

3. Se ruega a todo aquel que esto viera y entendiere, lo difunda entre sus hermanamientos y amigos (porque no todos los hermanamientos contienen amigos, es un hecho).

4. Los romances han de enviarse por correo electrónico a la dirección siguiente: premio.feisbu@gmail.com entre las 24:00 horas de hoy lunes 28 de septiembre (no antes) y las 24:00 horas del viernes 2 de octubre, ambos de 2009, o sea.

5. Los romances que se ajusten a las condiciones requeridas serán publicados, a partir del domingo 4 de octubre en la página web siguiente: www.telefonica.net/web/premio.feisbu

6. Se habilitará un sistema de votación popular en la propia página web, estando prohibido votarse a sí mismo, o más de una vez, en cualquier caso. En caso de que se detecte una anomalía en este sentido, los hechos serán puestos en conocimiento de Sarkozy para que lo dejen sin internet seis meses, y los casos realmente graves se comunicarán directamente a la SGAE para que dictamine en qué galera remarán en los próximos años los infractores.

7. El premio no está claro, esto es lo único claro. Se proponen las siguientes ideas: que la Librería Luque regale una pluma barata al Primer Premio, y la Librería Anaquel un bolígrafo al Segundo (ambos de diseño, obviamente); que se le diga a alguna entidad bancaria "dame argo pal poeta que no tiene ná"; o que alguna editorial regale algún libro en promoción o en lo que sea. Se aceptan sugerencias. Del Corte Inglés, olvidaros, que han vendido este año un 2% menos y no debe estar la cosa para fiestas. Y de Cajasur, pues... yo qué sé, qué sé yo. Aunque el mejor premio será, sin duda, la satisfacción del trabajo bien hecho: “ars gloria artis”, como pone encima o debajo (no me acuerdo) del león de la Metro Goldwyn Mayer.

8. Para cualquier contingencia no contemplada en estas bases, queda a mi libre interpretación su resolución (veis, ya tenemos una rima consonante). Eso es lo que hay.

Picores incómodos

La imagen ha dado la vuelta al mundo despertando animadversión o lástima. Puro realismo mágico. Igual que cuando García Márquez comienza su Crónica de una muerte anunciada diciendo "El día que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5.30".

La foto ( Diario Córdoba - 29/09/2009 )

miércoles, 23 de septiembre de 2009

Rimas por el saqueo de Bagdad

Rimas por el saqueo de Bagdad

¿Qué ha sido de la memoria
de los bronces y las platas,
los abalorios de oro,
las armas y las estatuas?
¿Dónde descansan ahora,
quién las esconde o malgasta,
en qué sótano recóndito
dejan enmohecer su alma?
Al Este del Fértil Creciente
donde miel y leche manan
el pasado se repite
al paso de las batallas.
El Sargón de los acadios
y Balmu-nam-Khe de Larsa
huyen por el desierto
perseguidos por las balas.
Los dioses lloran arena,
Ishtar al infierno baja,
Marduk desnuda su gloria,
Ninurta sale de caza.
Protector de los escribas,
Nabu esculpe sus lágrimas
con cincel de acero rojo
sobre piedra ensangrentada.
Cuando el polvo de los reyes
ya en las tumbas no descansa
el gentío pisa el ocre
pacífico de las lápidas.
¿No hay poetas junto al Tigris
que eviten tanta desgracia,
que rimen sus escrituras
en un réquiem por las salas
del museo de Bagdad
en abandono arrasadas?
La muerte es mil veces peor
pues la persona es sagrada,
pero romper la memoria
de la Humanidad espanta
cuando lo inútil del caos
nos blande con su mordaza.
Penetran por aberturas
de oscuro marfil gastadas,
sus ojos concupiscentes
examinan la pitanza.
Deambulan por galerías,
escapan por las ventanas
arrastrando sin saberlo
la riqueza del mañana,
pues la pérdida de tanto
nos empobrece y rebaja.
Un busto del rey Naram-sin
junto a un arpa de oro acadia
reposan en el olvido
junto a la desesperanza.
En cuarenta y ocho horas
de ferocidad y ansia
siete mil años de Historia
reducidos a la nada.
Por los desiertos de Iraq
muy lentos y ciegos vagan
de tres religiones juntos
los comunes patriarcas.
En la tierra de Hammurabi
las leyes claman venganza.
Gilgamesh, el que perdió
la inmortalidad buscada,
dibujará otra epopeya
con Enkidu, el que bajó
a Uruk desde las montañas.
Anu, Ea y Enlil
de su zigurat la rampa
bajarán hasta la tierra
y presentarán batalla.
¿Qué ha sido de la memoria,
de las flechas y la espada,
de la tablilla de Tello
por un escriba tallada?
Huérfanos nos deja Nínive,
la Humanidad expulsada
llorará el perdido Edén
roto de Mesopotamia.

viernes, 18 de septiembre de 2009

Se canta lo que se pierde

Yo estaba convencido de que él podía haber sido el Walter Cronkite español, pero Iñaki Gabilondo eligió la política de empresa en vez de la objetividad, cambió la credibilidad por la cuenta de resultados de los suyos, jugó y, como los novatos, se confió cuando iba ganando hasta que cambió la racha -que siempre cambia- y ahora se está hundiendo con los suyos.
Amábamos a Iñaki Gabilondo. Era la voz cercana, humana, sensible, dirigiendo programas radiofónicos con contenido, con sensibilidad y cultura. Con el tiempo se fue convirtiendo imperceptiblemente en una leve caricatura de la imagen que había creado, y así, cuando saltó la primera vez a la tele lo hizo presentando un programa que ya no era humano sino "tremendamente humano"; iba dirigido a la juventud pero él no se refería a ellos como los jóvenes sino como "nuestros chicos". Lo recuerdo perfectamente, Iñaki, lo siento, pero empecé a verte "tremendamente" cursi.
Y eso que Sevilla nos unió tantos años. La noche del golpe de estado de 1981 tú fuiste la voz que nos orientabas. En mi apartamento de estudiante en Triana, mientras los documentales de naturaleza y música clásica nos hacían esperar el mensaje del rey, tú fuiste nuestro único asidero a la normalidad. Más tarde, confesaste al Loco de la Colina que amabas Sevilla, que también habías estudiado allí y que allí habías hecho tus primeros pinitos profesionales. Comprendí que compartíamos amante pero no fui celoso, porque Sevilla es una vagina que puede acoger a todos y a cualquiera transmitiéndoles el veneno de la fascinación sin que nadie se sienta traicionado.
Pero más tarde llegó el capitalismo, el de verdad, no aquello que tuvimos en la Transición como poso arruinado del franquismo. Con Felipe entramos en Europa, en la esfera vertiginosa de los hóldings, en las alianzas y las OPA hostiles, en la razón de Estado para explicar cualquier cosa, desde la nacionalización del siglo con Rumasa hasta los asesinatos, las escuchas al rey, la corrupción convicta y confesa, juzgada y condenada. Y mientras se nos iban cayendo los palos del sombrajo uno tras otro, la SER ya no fue la SER sino el grupo Prisa, y donde hubo indepenencia, credibilidad y, por qué no decirlo, amor, hubo pesebre.
Y eso es muy triste, te lo dice un romantico, y los románticos podemos llegar a ser los seres más tristes del mundo, y nuestro insoportable desengaño puede llegar a hacernos desengañadamente perversos y vengativos.
Gabilondo apostó a la ceja roja sin darse cuenta de que el ilusonista había logrado engañarlo también a él. Que donde creyó que había ceja en realidad había un acento circunflejo negro, impar, pasa y la banca gana (como siempre), un acento circunflejo sobre la o de "apôtre", que significa apóstol en la lengua de Simone de Beauvoir, la que nunca se lavaba. Iñaki se convirtió en el apóstol de la charpa del talante cuando podía haber seguido siendo un hombre de buena voluntad, sólo un hombre.
Iñaki se radicalizó a la edad en la que todos nos moderamos, y de sincero progresista se hizo progre cuando todos nos vamos haciendo conservadores. Creo que había padecido una desgraciada vida personal y, quizás por eso nos era más entrañable, más próximo, más querido, pero a él también le llegó aquello del "homo sum, humani nihil a me alienum puto" (soy un hombre y considero que nada humano me es ajeno). Envejeció bien en lo físico y mal en lo químico, adquirió una faz amargada ribeteteada por un rictus labial que le traiciona, en el mismo centímetro cuadrado donde antes hubo una sonrisa adorable. Claro que ahora se la descubrimos, igualita, a su hermano el ministro de Cultura. A lo mejor no es una somatización inconsciente de ninguna procesión interna vestida de contrariedad sino simple y llanamente un fenotipo. La marca de Judas, decían antes.
Iñaki, te escribo esto porque me dueles como me duele España, como la patria; que  alguno ya dijo aquello tan bonito de que la patria era la infancia, y tú fuiste casi mi infancia, mi pubertad, mi adolescencia y mi juventud radiofónicas. Te prefiero en el recuerdo aquel -un poco ridículo cuando algunos te llamaban tele-bombón, galán casi otoñal de todas las progresistas de este país- que ahora cuando me recuerdas un poco al Aschenbach enamorado y roto por el desengaño de "Muerte en Venecia", lleno de afeites y maquillajes, intentando conservar o, peor aún, aparentar juventud, juventud ideológica sobre todo.
Has de saber, y permíteme el atrevimiento, que no hay más ideología que el corazón, que la cartera y que la insignia en la solapa del club de fútbol, de la Hermandad o de la peña, que todo ello se sitúa, en efecto, en el lado izquierdo. Esa es la izquierda que habría que defender, Iñaki, la de las creencias de la gente, la de su realidad, con la que siempre y tan bien te identificaste cuando entonces, cuando éramos jóvenes e indocumentados. No la de ahora, la de la antipatía a míster Ansar hecha política, ideología y programa. Que sí, que te doy la razón, que Ansar era muy antipático, un estúpido, como aquel tipo de Belmez de los cuarenta o cincuenta al que llamaban así, "el estúpido", imagínate cómo sería el tío. Pero qué pedazo de gobernante míster Ansar, y no entremos en matices que, si quieres, otro día voy con él.
Iñaki, te quiero. Ahora que tu empresa se arruina, que tu barco se hunde y que a Zapatero le queda una larga agonía alfilereado por los ajenos y por los suyos, haz como han hecho los actores, quítate de en medio, empieza una nueva vida, que aún estás a tiempo. Vuelve a la radio y cambia los editoriales sectarios por las parrafadas aquellas que llegaban al corazón.
Ya no serás Walter Cronkite, pero al menos intenta que no se te recuerde como aquel que, cuando te dijo ZP -tras la entrevista electoral, cuando creíais que los micrófonos estaban muertos-: "Nos conviene que haya tensión, a partir del fin de semana habrá que dramatizar", respondió "Sí os conviene mucho". ¿Pero a cuenta de qué ese compadreo, esa última paja en el pesebre, esa última puñalada en el centro de mi corazón?
Se canta lo que se pierde, decía el poeta. Y por eso te canto yo ahora.

Autoridad y Eduación

Bueno, no es normal que a uno le den la razón públicamente, escribiéndolo en negro sobre blanco. Hoy, en el diario CÓRDOBA, el jefe de Opinión ratifica algún aspecto de mi artículo del pasado martes. Es muy de agradecer, tratándose sobre todo de un amigo y compañero.

Autoridad y renuncia ( Diario Córdoba - 18/09/2009 )

martes, 15 de septiembre de 2009

Alerta

Son estos tiempos difíciles, raros y de alerta. Epoca que anuncia cambios, desolación y mudanza contradiciendo el aforismo de San Ignacio de Loyola. Dice, con razón, el Defensor del Pueblo...

(Para leer artículo completo): Alerta ( Diario Córdoba - 15/09/2009 )

domingo, 13 de septiembre de 2009

"El tesoro de los franceses" (Almuzara, 2008) en el AVE

La Diputación de Córdoba ha editado una revista titulada "Viajeros por Córdoba" en la que da cabida a diversos aspectos culturales, artísticos y turísticos de esta provincia. La revista ha contado con la contribución de ayuntamientos como el de Belmez, el cual, entre otra información sobre la localidad, aporta una extensa reseña de tres páginas sobre mi novela corta "El tesoro de los franceses" (Almuzara, 2008) ya que esta narra una historia sobre la ocupación de la localidad por las tropas napoleónicas entre 1812 y 1813. La revista ha sido distribuida gratuitamente en los trenes AVE de recorrido nacional.
Gracias, pues, al ayuntamiento belmezano, a la Diputación de Córdoba y a Renfe.

viernes, 4 de septiembre de 2009

Septiembre

"September"

Legión y República en "La bandera"


Legión Española y República.
La otra noche me vi la película “La bandera” (1935), de Julien Duvivier, después de que durmiera varios años en mi videoteca. Es una obra recomendable, independientemente de su calidad, y pintoresca por varias razones, sobre todo la que apunto al final del artículo y que es realmente sorprendente:
  1. A pesar de ser francesa, está titulada así “La bandera” en español.
  2. Retrata de soslayo la Barcelona de justo antes de la guerra civil.
  3. Está ambientada en un episodio más o menos bélico en el Marruecos español, protagonizado por un destacamento de la Legión española.
El argumento es muy simple: Tras haber matado a un hombre “que se lo merecía” en París, Pierre Giliteh (Jean Gabin) huye a Barcelona donde, robado y perseguido, se refugia de la ley alistándose en el Tercio. Allí conocerá a otros franceses y a soldados de varias nacionalidades, entre los que se encuentra el correoso Fernando Lucas (interpretado por Robert Le Vigan), quien en realidad es un detective que trata de entregarlo a las autoridades. Cuando parten al Rif, Pierre se enamora de la bailarina Aisha, y finalmente su destacamento es abatido por las harcas rifeñas no sin antes haber convencido a Lucas de que los hombres de la Legión son hombres sin pasado y merecen un borrón y cuenta nueva en sus vidas. Cuando llegan los refuerzos, en plan Séptimo de Caballería (o sea, tarde mal y nunca) sólo queda en el blocao Lucas.
Encuentro algunas concomitancias parciales, inevitables, con varias otras películas inmediatamente anteriores o posteriores: “Beau Geste” (1939) en cuanto a la vida legionaria (allí era la Legión Extranjera francesa) y a la inquina entre los protagonistas; “La patrulla perdida” (1934) en cuanto a que nunca se ve al enemigo, sólo al final, y los propios van cayendo uno a uno; “Los últimos de Filipinas” (1945) sobre la gesta del fuerte de Baler; y, algo muy curioso, con otra que creo que se llamaba en inglés “Men at war” (aunque no recuerdo bien si era esta u otra sobre la conquista de Iwo Jima) en cuya escena final se leen los nombres de todos los caídos y se les rinden honores, aunque en el film americano se hace de una forma mucho más cínica y escéptica en lo que concierne al honor de morir en una acción de combate.



 Y, por último, “El fantasma de la calle Morgue” (1954), película basada en un relato de Edgar Alan Poe, en el inicio de ambas: la sordidez de una calle parisina de los bajos fondos tras cometerse el asesinato.



Pero, sobre todo, lo más curioso de esta película, algo que llama realmente la atención, es ver desenvolverse a la Legión –con la presencia de un capitán tuerto que casi un guiño al fundador Millán Astray- en pleno apogeo republicano frentepopulista. Es algo que, quizás por los prejuicios adquiridos, no cuadra en absoluto: los carteles de enganche llamando al patriotismo, la bandera republicana por doquier en los fuertes y cuarteles. No sé, cuando menos es algo muy curioso.
Por otro lado, el protagonista, encarnado por un incipiente “duro” como es el luego magnífico Jean Gabin, se muestra hierático, poco creíble, rígido; pero ¿acaso Humphrey Bogart no lo fue también en la mayoría de sus películas? Bueno, quizás en favor de Boggie haya que admitir que tenía mucho más carisma y movía el labio superior mucho mejor. El resto de personajes de “La bandera” son absolutamente ridículos, con una sobreactuación, sobre todo en el personaje de Aixa, interpretado por la entonces famosa Annabella, rayana en el cine mudo.



Cosas que salvar, haberlas haylas: ante todo poder ver en directo (impagable para los que amamos la Historia) la España de 1935, el regusto aventurero de aquellos años, en los que se han ambientado tantas y tantas películas de aventuras, desde los “Tarzán” y “King Kong” originales hasta Indiana Jones pasando por el principio de “Up!” y tantas y tantas otras.
Por el camino, como dicen en inglés, es de destacar el trabajo de ambientación del director, Julien Duvivier, que en esta película ya apuntaba maneras y dejaba ver su gusto por el mundo magrebí (muy superficialmente en este film, sí, sólo en lo circunstancial, también), como demostraría más tarde en su otra película “Pépé le Moko” (1937) donde Jean Gabin vuelve a ser el prota duro pero esta vez en el papel de un gángster parisino reinando en la kashba de Argel. El exotismo, está claro, estaba entonces en el norte de África.
Y, por último, la anécdota final de la que hablaba al principio: la película “La bandera” está dedicada a Francisco Franco.



Oh, sí. No crean los malpensados que eso es imposible siendo que en la época de su realización ya se barruntaba el Frente Popular que se formaría para ganar las elecciones de 1936 tanto en Francia como en España y corrían aires de izquierda. No, es preciso recordar que en aquellos momentos, 1935, Francisco Franco era un general admirado en toda Europa, el general más joven después de Napoleón, alabado incluso por el mariscal Pétain, héroe de la I Guerra Mundial antes de convertirse en el pragmático colaboracionista de los nazis en la llamada Francia Libre, capital Vichy. Franco era considerado en Europa como un héroe por sus campañas rifeñas en los años veinte. Peeeeeero... al final parece que se impuso lo políticamente correcto, y después de la guerra civil, a las copias de la película se les mutiló la dichosa dedicatoria, ya que de héroe Franco pasó a ser el villano aliado de nazis y fascistas.

miércoles, 2 de septiembre de 2009

Estrellas para una Velá

Mi amigo Antonio Becerra, presidente de la Sociedad Astronómica (que no gastronómica) cordobesa ha sido el elegido para dar el pregón de las fiestas de la Velá de la Fuensanta.
Hoy el diario CÓRDOBA le dedica su contraportada en una interesante entrevista.
Enhorabuena, Antonio.

"Las fiestas populares eran bajo la luz de las estrellas" ( Diario Córdoba - 02/09/2009 )

martes, 1 de septiembre de 2009

Atuendos de verano

Se queja en un artículo el escritor Pérez-Reverte de los atuendos veraniegos del personal, guiris y autóctonos. Abomina mi admirado académico de bermudas, chanclas, piratas, gorras y camisetas...

Duchas ( Diario Córdoba - 01/09/2009 )