martes, 30 de noviembre de 2010

Juegos de erario

Gritan, piden más sangre. Los gladiadores se revuelven en el subsuelo del circo. Ya salió el heleno y no volvió, le siguió el celta pelirrojo y tampoco regresó. Es el turno del lusitano y él lo sabe, intenta poner buena cara y habla con el dulce acento...

Juegos de erario ( Diario Córdoba - 30/11/2010 )

lunes, 22 de noviembre de 2010

Hoy empiezo a leer "El ladrón de morfina" (ed. 451) de Mario Cuenca Sandoval.

viernes, 19 de noviembre de 2010

3ª Ruta literaria por las tabernas y el vino

El pasado 17 de noviembre varios poetas, coordinados por Pilar Sanabria, leímos poemas al vino, la amistad, el amor y la vida en la taberna de la Sociedad de Plateros de la calle María Auxiliadora de Córdoba. Encuentro este organizado por la Diputación provincial con la colaboración de la propia Sociedad de Plateros, lo que sirvió para volver a ver amigos, buenos poetas, alrededor de unas copas y unos versos.


Con una copa en la mano y con Fernando Sánchez Mayo, Rafaela Sánchez Cano, Enrique Sánchez Campos, José Luis Checa, Pilar Sanabria y tres poetas más que, estando en la sala, se unieron al grupo (a la derecha, Alfredo Jurado).

Pilar Sanabria 


Viva la PIPA

Tendremos que empezar a reclamar ya la creación de la PIPA, Patronato Internacional de Políticos Adhoc. La PIPA, al igual que hace la FIFA en el fútbol, o la UEFA, permitiría cada cierto tiempo que se abriera el mercado de fichajes, en este caso de políticos internacionales...

Viva la pipa ( Diario Córdoba - 18/11/2010 )

martes, 9 de noviembre de 2010

Títulos

Ben Bela A. A. ha sido detenido en una calle de Almería ejerciendo el oficio más antiguo del mundo, el de dentista. En bata blanca y con un maletín repleto de esos instrumentos de tortura...

Titulos ( Diario Córdoba - 09/11/2010 )

domingo, 7 de noviembre de 2010

Viva la PIPA

Tendremos que empezar a reclamar, ya pero ya, la creación de la PIPA, Patronato Internacional de Políticos Adhoc. La PIPA, al igual que hace la FIFA en el fútbol, o la UEFA (hablo de oídas) permitiría cada cierto tiempo que se abriera el mercado de fichajes, en este caso de políticos internacionales. Ya puestos a globalizar, no va a ser sólo para fabricar barato, vender caro y llevarse los beneficios a un paraíso fiscal; habría que poner también bajo las liberales leyes de la oferta y la demanda a gobernantes que hayan producido beneficios y valores añadidos. Por ejemplo, ¿por qué Aznar y su milagro económico han de quedarse en conferencias y abucheos? Y en estos tiempos ya inminentes, ¿por qué Luiz Inacio da Silva, “Lula”, ha de malograrse en lo mismo? No, ya que se nos ha muerto al patagónico modo Néstor Kirchner, aquel que le dijo al FMI “vuelva usted mañana” y que su consorte (¿o el consorte era él?, qué lío) va a recibir las del pulpo más de propios que de extraños, nos queda libre y hablando de pulpos “Lula” (que significa  “calamar” en portugués), o sea que debería ser ya contactado sin más demora por España. Necesitamos a alguien de jogo bonito en vez de demagogia bonita, que no derroche, que no atemorice a las empresas, que promueva la cultura y el deporte como industria nacional, que infle con fuerza el colchón salvador de la clase media con unos millones más de individuos en vez de mamporrearla, y que saque a otros tantos de la pobreza. Y eso sin necesidad de quedarse sentado ante la bandera USA. O sea, que muerto el pulpo Paul, el único valedor que le queda a España es el calamar “Lula”. Una PIPA, ya.

viernes, 5 de noviembre de 2010

Memoria histórica

Aquel julio de 1936 los milicianos se presentaron en la casa de campo de mi abuelo.


Registraron y se llevaron de todo, también alguna pistola de adorno y unos magníficos prismáticos. Mi pade (tendría unos 12 años) y sus hermanas asistían atónitos a espectáculo, mi abuela, enferma de corazón, rezaba. A mi abuelo se lo llevaron (no se dieron cuenta de que llevaba una pistola de verdad en el bolsillo, la llevaba siempre cuando estaba en el campo, que se encontraba aislado, su estatus de juez se lo permitía).
 
Días después, en el pueblo de al lado, un miliciano se jactaba de haberle quitado unos prismáticos excelentes a un "fascista", sus hijos jugaban con ellos en la calle. Los niños de la vecindad acudieron. Una niña preciosa de 9 años observó con asombro cómo el castillo del pueblo se aproximaba de manera fantástica al mirar por aquellos tubos. Muchos años más tarde mi padre se casó con aquella niña. Una vez, contándose cosas de la guerra, conocieron ambos cómo unos prismáticos ya los había unido antes que el cura.
 
Mi abuelo volvió sano y salvo, pasó que, como estaba fuera de la localidad por ser las vacaciones de verano, el alcalde sólo quería saber su paradero y le pidió que estuviera localizable. Los milicianos quemaron un retrato del Papa que había en la casa pero dejaron otro (¿y esta quién es, la Mama?, parece que dijeron) de una tía, monja.
 
El alcalde, socialista, no permitió en su localidad crímenes, fusilamientos ni desmanes e incluso salvó a las monjas del saqueo del Colegio. Un nieto de aquel buen alcalde es hoy mi mejor amigo (tampoco supimos ninguno de los dos quiénes éramos, hasta muchos años después al contarnos anécdotas familiares). En mi familia no hubo víctimas de la guerra civil.
 
Tras el conflicto, mi abuelo aconsejó y al menos consiguió que no se señalara las casas de los republicanos como solía hacerse; afortunadamente no tuvo que juzgar casos politicos ya que sólo era de los llamados entonces jueces de paz, pero pudo mediar en la salvación de aquellos cuyas familias se lo pidieron. El buen alcalde tuvo que pasar varios años en campos de concentración y prisiones pero no fue fusilado gracias a la declaración de muchas personas, entre ellas las monjas.
 
Esta es mi memoria histórica. Ojalá todo el mundo hubiera tenido igual suerte para poder contar lo mismo.