lunes, 31 de enero de 2011

Cajasur

Cajasur ( Diario Córdoba - 31/01/2011 )

viernes, 28 de enero de 2011

Mi relato "Frío" en el libro "Cuentos de cine"

En la antología "Cuentos de cine" que acaba de publicar la asociación Mucho Cuento, mi relato es el siguiente:

FRÍO

En esos años algunos niños olían a queso rancio, a leche agria, a cuerpo en descomposición incluso antes de morirse.
-Me pregunto si la muerte de los niños huele así.
En el cine, en películas que contaban historias antiguas, sucesos fantasmales de épocas románticas, salían de vez en cuando niñas que se morían de tisis después de comulgar. Aquellas imágenes mostraban a niñas muertas vestidas de gasa blanca oliendo a alcanfor, a la vegetal esencia de los gusanos de seda. Las ponían en su cajita blanca en un cuarto con centros de glicinias, con su vestido de primera comunión, de encaje y caireles, con alhelíes o jazmines en el pelo y azucenas en las manos entrelazadas. Y zapatos de tacón. Unos tacones gruesos, como ortopédicos. Zapatos de muñeca cojita.
-Delicados cuerpecitos virginales que debían exhalar aroma de vísceras, como a leche agria.
Luego, aquellas niñas se le aparecían a sus hermanitos o a la nanny, que acababa volviéndose loca.

Es una extraña película la que proyectan. Surgen y se desvanecen antiguas imágenes perdidas de colores empalidecidos, figuras que apenas recordaba.
-Por favor, tengo frío, estoy solo en la sala. ¿Podrían bajar el aire acondicionado, o quitarlo directamente?
Tengo fríos los labios, las manos que alguien me estrecha. Mientras, la película sigue.
Aquella mañana dos compañeros no vinieron a clase. Alfonso, Diego, ¿por qué no habéis venido, precisamente hoy que tenemos partido en el recreo?
-Niños, una oración por el padre de Diego y Alfonso, que murió anoche en un derrumbe en el frente de la galería donde picaba carbón.
Diego era mi amigo, olía como a queso rancio y dulce con un poco de canela, era el más pequeño aunque estaba mucho más alto que su hermano. Alfonso, el mayor, era moreno y serio. Querían ser mineros. Los veo en esta película, están como entonces: con pantalón corto gris, Diego; largo y marrón, Alfonso. Sentados en el mismo pupitre.
-¿Qué hacéis aquí? Nunca os volví a ver.
-Nuestra madre nos quitó del colegio y nos llevó no sé a donde.
Otra mañana Paco tampoco vino. A su padre lo aplastó el tractor mientras intentaba arreglarlo en medio del campo. En el ataúd, su padre, que también se llamaba Paco, estaba muy negro. La cara negra, los labios de un morado oscuro. Decían que por el derrame interno. Olía a fruta podrida, como los cementerios a principios de noviembre cuando las flores empiezan a aburrirse, a chuchurrirse.
La hermana de Paco, Carmen, no veía bien la pizarra de la clase. Una vez mi madre le dijo a la suya que la llevara al oculista.
-¡Yo ya no me acordaba de que las cosas no eran borrosas!

Hace frío.
-Por favor, ¿puede bajar el aire acondicionado? Estoy solo en la sala, ya le digo, no hay nadie más. Por mí puede apagarlo del todo.
En la pantalla Gregory Peck sube por el acantilado de Navarone. Irene Papas es la traidora, Anthony Quinn se encargará de ella. Es un cine de barrio, enorme, como los de antes, precioso, un lugar para soñar envuelto en olor de ambientador barato y eficiente. Principios de verano, un reestreno, no hay nadie más en la sala. ¿Por qué nadie más viene a ver “Los cañones de Navarone? ¿Por qué estoy solo y tengo tanto frío?

En la cama repaso los apuntes, septiembre me espera en el interior fresco, alto y barroco de una sala de examen de la universidad. Afuera, tras la persiana, una niña pasa corriendo y cantando camino del puerto que desde aquí huele a pescado y a sal. Es la hora de la siesta y su canción se queda unos momentos prendida en el silencio quieto y plomizo de las calles.
-Al helado. Al riquillo helado.
En la pantalla, la vieja heladera, Juncal, está sacando de su casa el carrillo, acopla unas calzas de madera para salvar el umbral y empieza a vocear su mercancía de vainilla y chocolate, de limón y leche.
Juncal me mira desde el halo de luz que la vieja máquina proyecta ante mí, sonríe, me extiende un cartucho de cangrejos. No puedo cogerlo, tengo las manos muy frías y alguien me las sujeta, me las estrecha, me las masajea.
-No tengo dinero, Junqui –le digo para justificarme.
Me sonríe y se aleja con su carrito azul celeste y blanco.
-¡Al riquillo helado!

Mis padres nos sacan a la puerta del cortijo. El aire huele a hinojo y menta, a poleo y romero, a alberca con ovas, a higuera fresca junto al agua estancada. En la película de esta pared tan blanca veo que todos sonríen, mis hermanos, mis padres, mis abuelos, mis tías que todos los veranos venían en tren desde la ciudad con algún juguete: una pala, un cubo para amasar la tierra de la poza.
Están todos, no falta nadie. El chorro de luz proyecta felicidad.

Me sueltan las manos. Tengo tanto frío.
-Por favor, ¿puede apagar el aire acondicionado? Estoy yo solo viendo esta película, la sala está vacía, ¿es que no lo ve?
El proyeccionista le da por fin a un interruptor, pero es la máquina la que se detiene y la película termina. Se hace un blanco hermoso y brillante en la pared de la habitación.
-No, por favor, la máquina no la apague, déjeme seguir viendo la película.
El hombre se da la vuelta y se aleja, me deja solo en la cama. Tengo las manos muy frías, el pecho, el corazón congelado.
Está todo tan blanco. Y ese olor a queso rancio, a leche agria.

La cabeza cortada de Yukio Mishima



El jueves 27 de enero de 2011, en el programa de COPE - Córdoba "Así son las mañanas" comenté la novela de Fernando Molero Campos "La cabeza cortada de Yukio Mishima" (en Almuzara).

miércoles, 26 de enero de 2011

"Cuentos de cine", de la asociación Mucho Cuento

En la noche del martes 25 de enero de 2011 se presentó en la Filmoteca de Andalucía (Córdoba), el nuevo libro de relatos editado por la asociación Mucho Cuento. La obra, que lleva por título "Cuentos de Cine" aglutina relatos de 18 escritores: José Castillejo, Alberto Díaz-Villaseñor, Espido Freire, Fernando Iwasaki, Fco. Javier Lucena, Raúl Mallavibarrena, Luis Mendoza Pantión, Francisco Molero Campos, Mª Teresa Morales, Antonio Olmedo, Jesús Ortega, Juan Pérez Cubillo, Ricardo Reques, Guadalupe Royán, Prudencio Salcés, Julio Velasco, José Francisco Viso y Sonsoles Yowanka, prologados magistralmente por Guillermo Busutil.
Antes y después de la presentación del libro, que corrió a cargo de Alfonso Cost y Fernando Molero, se proyectó la película "Farenheit 451".


Algunos de los autores antes de la presentación

lunes, 24 de enero de 2011

La novela policíaca, en Fez (Marruecos)


El Director del Instituto Cervantes de Fez, Antonio Rodríguez Jiménez, se complace en invitarle al siguiente acto:
:يتشرف مدير معهد ثيربانتيس بفاس، أنطونيو رودريغيث خيمينث، بدعوتكم لحضور النشاط التالي
       



La venganza de los géneros:
La novela policíaca actual
Mesa redonda para debatir sobre la novela policíaca actual con los escritores españoles Lorenzo Silva, autor de diversas obras que le han valido reconocimiento internacional y Francisco José Jurado, autor de la exitosa novela políciaca "Benegas".
Martes, 25 de enero de 2011, a las 19:00 horas   en el Instituto Cervantes de Fez
 اجتماع مائدة مستديرة لمناقشة الرواية البوليسية الحديثة مع الكاتبين الإسبانيين:
 لورينزو سيلفا، مؤلف روايات عدّة أكسبته اعترافا دوليا
و
فرانسيسكو خوسيه خورادو، مؤلف الرواية الناجحة "بينيغاس".   
  الثلاثاء 25 يناير 2011 على الساعة 19:00 مساء بمعهد ثيربانتس بفاس  
______________________
Y a continuación…
Ciclo de Cine policíaco de los años 50
Jueves 27 de enero
Brigada criminal
Ignacio F. Iquino. 1950. 80 min
Jueves 3 de febrero
Apartado de correos 1001
Julio Salvador. 1950. 90 min
Jueves 17 de febrero
Distrito quinto
Julio Coll. 1957. 94 min
Jueves 10 de febrero
Los ojos dejan huella
José Luis Sáenz de Heredia. 1952. 100 min
Jueves 3 de marzo
A tiro limpio
Francisco Pérez-Dolz. 1963. 86 min
Sala de proyecciones
Instituto Cervantes de Fez

martes, 18 de enero de 2011

Asaltos

Las elecciones municipales tienen la curiosa costumbre de convertirse en un plebiscito cuando la realidad pinta bastos. El hambre a veces también acostumbra a lo mismo cuando sopla frustración en el oído del presente. En España, en 1931,...

Asaltos ( Diario Córdoba - 18/01/2011 )

martes, 11 de enero de 2011

Normalidad

Retiraron el cadáver con celeridad profesional, de manera que la calle pronto quedó libre y todo volvió a la normalidad...

Normalidad ( Diario Córdoba - 11/01/2011 )

martes, 4 de enero de 2011

La factura

La era zetapeica nos va a deparar aún momentos memorables. Dice la leyenda que el cisne ofrece un canto hermosísimo próximo a morir. Pues eso. Si la antepenúltima es la clara prohibición de fumar, la penúltima estoy seguro que será darnos a conocer con exactitud de qué demonios...

La factura ( Diario Córdoba - 04/01/2011 )