martes, 29 de mayo de 2012

Calvario

Esto se está convirtiendo en un calvario. También lo ha dicho Rajoy refiriéndose al sube y baja de la prima de riesgo y la Bolsa; pero ya no solo es eso, la pervivencia misma de este país como país se está convirtiendo en un calvario. La ventaja de tener una edad y haber pasado y visto muchas cosas es que ya te da igual casi todo y dices lo que crees que tienes que decir, y te cuesta menos hacer el esfuerzo de situarte en la perspectiva caballera del sentido común, o --si eso suena demasiado pretencioso-- al menos en el de la sinceridad, que siempre es un ejercicio disculpable y encima cae bien. Sí, España es un calvario sujeto al vaivén de los especuladores, que juegan al pimpón de los beneficios cortoplacistas independientemente del valor objetivo de nuestra economía, y es un calvario que no haya gobierno que pueda ponerle el cascabel al gato de esos tiburones como tampoco a las altísimas instancias europeas, que dan poco y exigen mucho, que es un lema totalmente opuesto al que lleva escrito la medalla del amor que venden en las joyerías y que le regalábamos a nuestras madres en su día. Y es un calvario soportar que insulten a Esperanza Aguirre por decir lo que la inmensa mayoría piensa en relación a la recién celebrada Copa de España, y que tengamos que aguantar que cenutrios de diverso pelaje de la política (que cobran, eso sí, de España vía nuestros impuestos) y del fútbol digan que hasta ahí podíamos llegar a impedir que la gente se exprese libremente. No sé si en este siglo, o antes, España estuvo un rato sin ser un calvario en algún momento. Pero se suele decir que los tontos no descansan.
Calvario ( Diario Córdoba - 29/05/2012 )

viernes, 25 de mayo de 2012

El truco de Valderas

El vicepresidente andaluz Diego Valderas (en su vida habría creído que iba a llegar a vicepresidente) ha puesto en marcha el viejo truco. Dice que antes de los recortes en la paga de los funcionarios se va a negociar con los sindicatos, jajaja. Es como si el gobierno quisiera negociar consigo mismo unas medidas que ya están adoptadas. Los sindicatos "de clase" son un tentáculo, una excrecencia del poder que se dice de izquierdas. Retrasar la entrada en vigor del decreto sobre recorte de salarios es un brindis al sol, el viejo truco buenista de dar participación antes de, la demagogia barata del engaño. Es como cuando en los ochenta se les dio la posibilidad de opinar sobre la implantación de la LOGSE al colectivo de la enseñanza. La inmensa mayoría de los claustros la rechazó, aunque la ley se aplicó ... pero el profesorado había sido consultado, jaja.
En días como hoy en que los correligionarios de IU de Valderas han dicho NO a colaborar con el PSOE en el gobierno de Asturias, y meses después de que sus colegas de Extremadura dijeran lo mismo, su sola presencia en el gobierno andaluz como vicepresidente y el anuncio de estas dilaciones a algo que está absolutamente decidido no son sino una obscenidad.

viernes, 18 de mayo de 2012

Recuerdos de literatura y chicas en flor


En la frontera de los setenta con los ochenta, en el ecuador universitario, yo daba un paso más, otra vuelta de tuerca, una segunda o tercera trayectoria transgresora, en la fotografía, la poesía y la lectura del llamado boom hispanoamericano. Los Alejo Carpentier se sucedían con los Cortázar, los Vargas Llosa con los consagrados innombrables de tan repetidos. Los Man Ray, los Stieglitz, se sucedían a los Eugene Smith, a los Cartier-Bresson, finalmente con el divino David Hamilton y sus muchachas en flor.

Ahora leo en el muro de Raúl Argemí un enlace al artículo de Lucas Santos que me sumerge y sofoca en todo aquello de la mano del decadente Visconti y otros.

¿Qué hay en común entre Visconti y aquellos cuentistas hispanos real maravillosos? Seguramente nada. Pero Hamilton nos traslada con sus flous tan imitados a aquella realidad mágica, cambiando, eso sí, las selvas y las urbes americanas por el campo de las casas de campo francesas y las palanganas de las putas de Bertrand Bonello, que comparten el mismo alma de porcelana que las de García Márquez.

A veces es doloroso recorrer viejos caminos, pero nunca si se trata de los de la literatura o la fotografía. Habrá que rescatar los viejos deberes del cajón y volver a copiar mil veces los cuentos que escribimos, las fotos que sacamos, los poemas que rompimos.

martes, 15 de mayo de 2012

Cartel de mendigo

Permanece sentado todo el día en la acera, bien vestido, sin mirar a nadie, educado, cabello bien cortado, alrededor de los 50, devorando revistas de crucigramas, y con un cartel a sus pies pidiendo una ayuda. Otro, ayer, llama a mi puerta, alrededor de los 60, más que decente, elegantemente vestido, también solicita una ayuda con educación. Igual han agotado las posibilidades de subsistencia, de buscarse la vida o de que se la busquen. Cuando la cuerda de la vida no da más de sí, se rompe por la fibra del orgullo. Recuerdo en París, a la salida del metro en el boulevard Saint-Michel, otra figura parecida, chaqueta y corbata roja, aspecto anamita y camisa blanquísima, un pedigüeño que rompía los esquemas que ahora rompen casi todos. La otra noche, los ciudadanos indignados, con el bastón del ciego que entra en una cacharrería, atizaban contra estas situaciones y otras, quizás los únicos que lo hacen sinceramente aunque de un modo naif y estérilmente invertebrado. Pero las cartas están repartidas y la economía no la haces tú sino que te la hacen economistas de Bruselas, esos que siempre se equivocan y que hoy dicen recorte y mañana gasto; para que no sea así hay que salirse del euro, pero esto no parece advertirlo o exigirlo casi nadie. Mientras, las calles se llenan de mendigos muy bien educados. Unos chicos con pinta de gozar de la vida por imperativo legal leyeron el cartel del mendigo crucigramista y oí que comentaban "¿no te jode? Yo también quiero una ayuda". Sí, hay una pobreza nueva, pero la mala educación es la misma de siempre.

Cartel de mendigo ( Diario Córdoba - 15/05/2012 )

sábado, 12 de mayo de 2012

Tiempos medievales

En tiempos medievales florecieron herejías cuyo fin último era siempre el mismo: volver a la sencillez, a la pureza de espíritu, al cultivo sincero de las relaciones humanas, al respeto por el entorno y la viabilidad del futuro. Desde el Husismo a los cátaros pasando por los extremos más puros del franciscanismo de los postulados de Di Fiore, los herejes buscaban desligarse de una jerarquía secularizada en sus apetencias, terrenal, intolerante, rígida, falseada por el lujo. Esto nos lleva a pensar si no estamos reviviendo --esta vez obligados por la necesidad-- un resurgir de lo herético despojado de su vertiente religiosa. Las crisis han venido provocadas por el apego a lo terrenal, al poder grande o pequeño que cada uno pueda cultivar, o disfrutar en sus respectivos ámbitos de vida, al consumismo. El despiporre materialista ha sido inducido por un sistema encantado de convencernos de la validez del gato que nos ofrece escamoteándonos la liebre de los valores humanos. Sí, quizá sea tiempo de volver a lo herético, de parir herejías basadas en la sencillez y el valor de lo auténtico. Como cantaba Joan Baptista Humet "desempolvar viejas creencias que hablaban en esencia sobre la simplicidad". En tiempos medievales los herejes fueron perseguidos y exterminados por un poder incapaz de regenerarse y de leer derecho entre líneas torcidas de los rebeldes. Hoy, el poder del consumo y la esclavitud de lo insustancial se niega a que le volvamos la espalda. Nos hace alimentar la esperanza de que todo debería volver a ser como fue. Herejía.



Tiempos medievales ( Diario Córdoba - 08/05/2012 )

martes, 1 de mayo de 2012

Camino Mozárabe

Hay cosas que no se entienden o se entienden demasiado bien en tiempos revueltos como estos, ya saben, a río revuelto ganancia de pescadores. Como por ejemplo, ¿cómo es posible que alguien haya cambiado de facto el itinerario del Camino Mozárabe a Santiago de Compostela a su paso por la provincia de Córdoba, sin más ni más? ¿Quién? ¿Con qué autoridad o autorización? Hay gente realmente enfadada con este cambio, un cambio impuesto sobre la única razón válida en este tipo de cosas: la tradición y la historia. Desde hace siglos, más de un milenio, el Camino Mozárabe desde Córdoba atravesaba el Valle del Guadiato pasando por Villaharta, Espiel, Belmez, etc., hasta entroncar en Mérida con la Ruta de la Plata, como queda recogido en diferente documentación y hasta publicado por especialistas en el número 27 de 2010 de la revista Muy Interesante ; pero ya no. ¿Que no? Pues no. Alguien, avispado por un previsible filón turístico, sin encomendarse ni a Dios ni al diablo (si acaso a este último, que siempre está tentando con maldades a la gente sin escrúpulos), ha decidido que el Camino Mozárabe borre de un plumazo su transcurso guadiateño y trace una ruta más al noroeste. En el Guadiato hay mosqueo desde que hace pocos años no se sabe bien quién ha decretado, por su cuenta y riesgo, que los peregrinos den un enorme rodeo de más de cuarenta kilómetros, una circunvalación exagerada e ilógica al parecer motivada --dicen-- por la existencia en el camino habitual de algún embalse; pero, que se sepa, los embalses se atraviesan fácilmente por un puente y esto no justifica el rodeo ni el cambio de trayectoria apuntado, que atentan a la historia y la costumbre. Estas cosas enfrentan a comarcas gratuitamente y perjudican a la seriedad turística y cultural de nuestra provincia. ¿Quién lo ha hecho y por qué? ¿Qué opinan las entidades competentes?
Camino Mozárabe ( Diario Córdoba - 01/05/2012 )