martes, 29 de enero de 2013

A París en AVE

Ya podemos ir en AVE a París, ahora que ya no es necesario porque en Francia las películas verdes son más pálidas que aquí. ¡Lo que hubieran dado nuestros abuelos por haber podido ir a pecar con las apaches de cabaret y cancán en un sanjesús, en un santiamén! Dicen que no va a ser rentable. Gentes de poca fe, ¿qué significa la rentabilidad ante la magnificencia del universo, ante el vaivén del chacachá del tren, ante ese levantarse y caminar de un lado a otro en un acto contrario al de estirar las piernas pues debes tensar los músculos para no caerte? En mis viajes a Francia he utilizado el avión, el coche y el tren. He sido viajero del Talgo nocturno entre las dos capitales y del Talgo hasta la frontera y luego del TGV (el AVE galo), más incómodo, estrecho y peor, hasta el Sena. Nada comparable al... avión, sobre todo porque estarte casi un día entero hecho un cuatro y dormir en coche-cama atravesado respecto al sentido de la marcha, no es plato de gusto. Pero no niego que el nombre, esa transustanciación de la realidad por medio de las palabras que supone adjudicar una nomenclatura a las cosas, tiene mucho de mágico. Por ejemplo, no es lo mismo subirte a un avión que sacar billete en la Compañía Internacional de los Coches Cama y de los Grandes Expresos Europeos, que además dicho en portugués es la leche; o en el Orient Exprés y el Transiberiano o en el Transmanchuriano. De eso sí cojea el AVE, demasiado corto el tiempo empleado y su nombre mismo. ¿Que no va a ser rentable y que sus horarios son inconvenien
París en AVE ( Diario Córdoba - 29/01/2013 )

domingo, 13 de enero de 2013

Depardieu

Hay que ver cómo nos ponemos estupendos cuando se trata del parné ajeno, toda la vida de Dios se ha dicho que qué fácil es disparar con pólvora ajena cuando el dinero es del otro. Al actor francés Gérard Depardieu lo están poniendo "de chupa de dómine" porque ha plantado la barriga diciendo que hasta aquí hemos llegado y que el 80% del salario lo va a pagar Rita la cantaora en concepto de impuestos. Los de siempre, los enemigos, de boquilla, del capital ya andan diciendo que Depardieu se ha hecho el ruso para evadir impuestos, cosa falaz y miserable puesto que este señor no se niega a pagarlos sino solamente a trabajar para que el Estado se lleve la parte del león como hacían los capitanes bucaneros a la hora del reparto. No debe de ser plato de gusto hacerse ruso y cenar con Putin, pero el actor habrá pensado que más vale tratarse con golfos a cara destapada que con estados golfos y ladrones a cara cubierta con mucho paño caliente y mucha demagogia social. Porque, a ver, ¿quién critica a los futbolistas de élite, o a otros deportistas con domicilio fiscal en Mónaco o en Andorra?, pero no, bula casi papal medieval y total habemus en ese campo. Otra cosa es que pensemos que los actores y demás artistas ganan una barbaridad desmesurada e incomprensible, pero eso es otra cuestión. Ahora piénseselo usted, ¿no se ha quejado ya en voz alta porque el Estado nos va a chorizar el 20% de los premios de los juegos de azar superiores a 2.500 euros? ¡Y eso que no ganamos nunca, pero por si acaso! Menos hipocresía. Depardieu, este jueves, tras la Primitiva, hazme sitio allí.
Depardieu ( Diario Córdoba - 13/01/2013 )