miércoles, 9 de abril de 2014

Flamenquines

No entiendo mucho de flamenquines gigantes ni de récords Guinness, pero me parece que aquí ha habido tongo. En las fotos se veía que estaba hecho a cachos, aunque algunas noticias apuntan a que es que tuvo que ser troceado para su manipulación y servicio, lo cual es lógico pero desvirtúa la esencia de estos récords tan importantes. Por ejemplo, cuando se elabora un pastelón cordobés para alimentar a los cientos de miles de ciudadanos que hacen cola, o se cocina una paella gigante, que a la fuerza tiene que salir quemada por algunos sitios y casi con los granos de arroz crudos por otro (de nada vale que a muchos les guste o prefieran el socarrat , porque está claro que el plato ha fallado), se preparan enteros. En las redes sociales leo el disgusto de algunos ciudadanos porque el flamenquín estaba crudo, pero imagino que no lo estaría en su totalidad, se trata de una apreciación injusta de alguien a quien seguramente le tocó un trozo poco hecho, como lo del socarrat de antes pero a la inversa. La primavera de verdad ha comenzado con este asunto tan adecuado a nuestras esencias que deja empequeñecido a la muestra del Paseo por las Ciencias ; donde haya una buena mesa de 51 metros para llenar la andorga, que se quite la docena de puestos para alimentar el intelecto y despertar la curiosidad. Y ahora que algunos claman por la recuperación de la proclamación perdida como Ciudad Europea de la Cultura ante el desprecio de San Sebastián por la misma, sería ocasión también de quitarle la fama de sus sociedades gastronómicas. Porque queda demostrado que nosotros tenemos el flamenquín más grande.

Flamenquines ( Diario Córdoba - 08/04/2014 )

jueves, 3 de abril de 2014

La escupidera de Séneca

Antonio Martelo, el actor que en 1968 encarnaba El Séneca de la serie de Pemán del mismo nombre, tenía una sonrisa irónica, sardónica, pícara y cáustica, lo cual le iba muy bien al personaje. Y se dice del cordobés aquello de que es senequista, cosa que al catedrático de la UCO Rodríguez Pantoja le gusta poner en su debido sitio con bandera amarilla porque un grano no hace granero. Decir que los cordobeses son senequistas porque Séneca nació en Córdoba es como decir que Séneca es senequista porque los cordobeses suelen nacer en Córdoba; pero desde el Adriano de la Yourcenar sabemos --si no antes-- que nacer en una colonia imprimía carácter lo justo, porque los prohombres (no solía haber muchas proféminas, por desgracia) solían volar pronto a la capital, que era Roma, como ahora nuestros jóvenes se van a intentar prosperar a Berlín, donde se hacían y desarrollaban en lo suyo. Recuerdo a Martelo vendiéndole una escupidera a un turista que creía que era una jarra para el agua (más o menos), y como el guiri la quería con el asa a la derecha, El Séneca le decía también las había, así que cogía la escupidera, la escondía bajo el mostrador y la volvía a sacar dándole la vuelta. Muy poco senequista eso; uno de los del tópico apático habría dicho que no tenía. No sabemos si hoy día el cordobés es senequista tópico o no, pero lo que está claro es que cada vez que pide una escupidera de asa diestra o siniestra, el emperador le dice que no hay, y punto. Ni se molesta en darle la vuelta bajo el mostrador. Habrá que recordar los idus de marzo.

Escupidera de Séneca ( Diario Córdoba - 01/04/2014 )