martes, 30 de septiembre de 2014

España 2020

El mapa del tiempo ya no muestra los Países catalanes; hace tiempo que la independencia acarreó la anexión de Valencia, Baleares y la franja aragonesa. Pujol murió de un ataque de risa el día de la proclamación y sus hijos, con el rollo de ir a enterrarlo a Monserrat, forraron el ataúd de billetes, pero la cosa se descubrió porque el cortejo se extravió y se despeñó por el Garraf. Rodríguez Ibarra, otra vez en su poltrona de Mérida, financia un grupo independentista en el Valle de Arán, solo por dar por saco. ZP volvió a ser presidente y lo primero que hizo fue irse al castillo de Tarifa, desde donde lanzó un estentóreo Salam alaikum y los yihadistas cruzaron en masa el estrecho y se hicieron, visto y no visto, con Cádiz, Sevilla, Málaga, Córdoba, Granada y Almería; Huelva no les interesa porque es tierra de gorrinos pata negra, bichos impuros. En el waliato de Fahs al-Guadiat y de Fahs al-Ballut resistimos como podemos, pero no vamos a durar, la gente ya pasa de todo. A Ruiz Gallardón lo hicieron Papa para quitárselo de encima y que dejara de dar morcilla, y cuentan que se está construyendo otro Vaticano. Las potencias occidentales no ayudaron cuando la yihad llegó al Guadalquivir porque en solemne proclamación la ONU declaró a España país sin remedio; a los franceses les da igual porque piensan parar a los barbudos en Poitiers como hizo Carlos Martel en el 732, pero esta vez con su force de frappe nuclear. Al rey Felipe nadie le hace caso y vaga por ahí largando discursos. Rajoy se operó del frenillo (el de la lengua) y recorre Baviera cantando lieder. Y Froilán sigue sin aprobar la ESO. Se veía venir.

ESPAÑA 2020 ( Diario Córdoba - 30/09/2014 )

martes, 16 de septiembre de 2014

Escocia

El Gobierno español debería apoyar la independencia de Escocia por tres razones de cajón. La primera, porque es la primera oportunidad que se nos presenta para atizarle dos de mosqueo y por lo menos tres de abuso a los británicos tras siglos de humillaciones contra España; ya que hemos sido tan incapaces de saber airear nuestra grandeza histórica, que ni hacer películas ad hoc sabemos porque nunca tuvimos ni tenemos un David Lean ni un Richard Attenborough (tampoco los tienen ellos ya, ajo y agua). Y por Gibraltar, español. La segunda, porque como somos tan inútiles, cobardes y acomplejados para ponerle las urnas a caldo a los independentistas catalanes y vascos, bueno será esperar a ver qué hace el Cameron de la isla británica cuando los caledonios den el portazo para beberse el whisky ellos solos: si les mantienen la libra, el ejército, la Hacienda que ya no serán todos, la sanidad, la educación y todo lo demás (he puesto Hacienda con mayúsculas, porque de eso se trata sobre todo, y del petróleo). O sea, que como nosotros no nos atrevemos a ponerles las peras al cuarto a los separatistas, pues que inventen ellos, como siempre, a ver qué hacen, y que cuando las barbas del vecino vean pelar, etcétera. Por eso, que Escocia se independice este jueves, a ver qué pasa. La tercera, porque nos cae bastante mejor Sean Connery que J. K. Rowling. Y hasta por otra cuarta razón, porque fue una putada lo que le hicieron a Rob Roy y, peor, a Braveheart, que aún me tiene traumatizado el enano de la cuerdecita en el patíbulo. Y si sale que no, también nos interesa, o sea, que todo son ventajas.

Escocia ( Diario Córdoba - 16/09/2014 )

martes, 9 de septiembre de 2014

Junta bruja

Que no es desconfianza, de verdad, que no. Pero que me expliquen un par de cuestiones. La primera, ¿cómo es posible que la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, a través de la Red de Información Ambiental de Andalucía, se atreva a pronosticar una subida media de las temperaturas en Córdoba de 3´5 grados al final de este siglo? Porque aunque se hayan manejado tres escenarios posibles, el pesimista, el neutro y el optimista, qué sabe nadie --como cantaba Raphael-- lo que va a pasar de aquí a veinte, a cuarenta, a sesenta años. Los coches, principal agente emisor del CO2 que alimenta el efecto invernadero, corren que se las pelan hasta su remodelación no contaminante, y ahora, encima, si pasan por no sé qué plataformas que mostró ayer la tele, producirán millones de kilowatios limpios y gratuitos. La osadía de los estadísticos al manejar datos actuales cuya procedencia sabemos va a ser obsoleta mañana es inconmesurable; no han escuchado La verbena de la Paloma , en la se canturreaba aquello de "las ciencias adelantan que es una barbaridad, una brutalidad, una bestialidad". O sea, que atreverse en 2014 a predecir lo que vamos a sudar en 2101 tiene tanta probabilidad de cumplirse como si en 1914 hubieran predicho que el zeppelín se convertiría en el arma aérea por antonomasia en 2001. La segunda cuestión (que no se me había olvidado) es por qué la Junta dedica esfuerzos a echarnos el tarot climatológico en vez de remover cielo y tierra para recuperar los millones de los ERE, de los sindicatos y hasta de Argantonio, y que vuelvan al erario público.

Junta bruja ( Diario Córdoba - 09/09/2014 )