martes, 29 de septiembre de 2015

Anden y sumen

Y digo yo, ¿de qué se alegra usted? ¿Y aquellos otros? Pero ¿no se dan cuenta de que han ganado ellos? España debe ser el único país en el que tras unas elecciones resulta que todos han ganado... Menos en las de este domingo en Cataluña, donde parece ser que el universo se ha confabulado para ponerse de acuerdo en decir que no han ganadon quienes en realidad sí han ganado. Comencemos por el principio, a ver ¿eran unas autonómicas o un referéndum enmascarado? Pues si hasta los que defendían que se trataba de unas autonómicas no han dejado de referirse a la posibilidad o imposibilidad de la independencia de Cataluña, está claro que ha sido un referéndum, la famosa consulta del derecho a decidir. Puede seguir autoengañándose quien lo desee, pero en las elecciones del domingo se votaba para dejar claro quién sí y quién no está a favor de la independencia; lo demás es música celestial. Pues bien, analizando los resultados, está claro que han ganado los partidarios de la independencia, por favor, no se mareen más y sumen. La suma de ERC, CDC, Coleta Morada (anda que no están por el separatismo, no ni ná) y CUP da 2.323.842 votos. La suma de Ciudadanos y PP es 1.083.354 votos. ¿Y los otros? Jeje, cualquiera sabe, pero me temo que la reforma constitucional del PSC-PSOE consiste en promover un federalismo bienintencionado que iba a durar dos minutos antes de convertirse en separatismo (522.209 más para el sí, aunque parezca un no, o un depende). UDC, 102.870 que bueno, que si alguna vez sale, independientes. El Guanyem de Colau, mucho que no, pero votaron el doble SI en aquellas urnas callejeras de cartón. Sumen.

Sumen ( Diario Córdoba - 29/09/2015 )

martes, 22 de septiembre de 2015

Etimologías

Los griegos inventaron el término catarsis y nos legaron el término crisis, que no es que no hubiéramos tenido antes de que ellos los inventaran ni crisis ni catarsis, pero sabían poner nombres como nadie a las cosas de la civilidad, del alma y del cuerpo. También dieron nombre a la tragedia, a la hipocresía y al cinismo, que no sé cómo se dirían en celtíbero o en tartesio. Los griegos ahora atraviesan su particular tragedia plagada de corifeos que aúllan sus lamentos tras las máscaras del no saberse ya qué son. Y, como están en crisis, ya eligieron una vez a Tsipras como la catarsis que no llegó a producirse porque Europa les hizo un griego a él y a Varufakis, que creyeron que iba a ser al contrario. Tsipras, en plan hipócrita, se tragó la última propuesta, el tercer rescate, contra lo que había proclamado en sus homilías, término ático, porque la homilética es lo suyo. Finalmente, volvió a presentarse demostrando un cinismo sorprendente al prometer terminar con la crisis, y van dos. Agonía, otro más, significa "lucha", aun sin saber ya contra qué. Y éxodo significa "salida", aunque le quedan pocas en realidad. Al final todo se resume en endogamia, término aplicable a cuando un pueblo se niega a mirar más allá, a dejar de mirarse el ombligo creyendo que merecen lo que no merecen, y todo por creer haber inventado la democracia, cuando nunca pasaron de una especie de timocracia lata, más o menos. Ay, Hélade. A ver si el Papa media, como con otros, y os saca del inframundo, empezad cambiando la retsina por el ron, al menos alcanzaréis el éxtasis, o sea, una lucidez momentánea, pero engañosa.

Etimologías ( Diario Córdoba - 22/09/2015 )

martes, 8 de septiembre de 2015

Europa, sí

La Europa de mala fama, la de imagen canalla y desalmada, la Europa a la que se le culpa de todos los males de este mundo, la egoísta, la esquilmadora de recursos y riquezas ajenas, la que fue creada para asegurar la producción del carbón, del acero, de la energía nuclear la que se propuso no enfrentarse a sí misma nunca más en el campo de batalla; la Europa que siempre renace de sus cenizas, la que tantas veces nos desilusiona y aburre, aquella en la que no confiábamos, la Europa de los mercaderes y los políticos de lujo... vuelve a sorprendernos, quizá a enamorarnos. Esta Europa occidental impasible contra la que con tanta razón bramamos, a la que con tanta razón tanto exigimos, al parecer aún tiene corazón en el pecho de sus ciudadanos: hemos visto aplaudir a los desheredados que llegan a nuestras estaciones, a algún presidente ofrecerles su casa, vemos nuestras ciudades abrírseles; aún no nos lo creemos, pero la vieja Europa acólita del dinero, esclava del progreso, responde con humanidad, se emociona por los ahogados, acondiciona islas y campamentos, regala atención sanitaria, ofrece, en definitiva, alguna esperanza a los que ya no la tenían. Las almas y los pies de ese éxodo imparable no han buscado refugio en las embajadas de los países ricos de sus mismas creencias y cultura, ni en las de los gobiernos de los cantos de sirena del populismo barato, ni en los zaguanes de los gigantes orientales que antaño vendían el humo de un igualitarismo que solo era privilegio de élite. No, vienen al último rincón, difícil, sí, imperfecto, sí, donde aún anida la libertad y cierta esperanza. Bienvenidos.

Europa, sí ( Diario Córdoba - 08/09/2015 )

martes, 1 de septiembre de 2015

Sáhara

Los caminos del destino, de la vida, son inescrutables, o infinitos. No podemos entender los designios que se esconden tras las estrellas, bajo el asfalto o entre las arenas del desierto. La enorme labor que realiza Acansa, la asociación cordobesa de amistad con los niños saharauis, es inescrutable, infinita, como los caminos en el desierto y los rumbos que el destino marca a veces, nunca caprichosamente. Este fin de semana hemos despedido a los casi 150 niños saharauis acogidos en Córdoba y provincia, auténticos embajadores de su país, de su cultura; más que niños o aprendices de la vida, auténticos maestros que nos han enseñado mucho más de lo que nosotros hayamos podido proporcionarles. Pero como las líneas son pocas y lo que hay que decir, mucho, permítanme que me centre en un solo ejemplo. Se llama Busharaya --Busa para sus amigos--, llegó hace varios años a casa de la familia de Rosa, en Peñarroya, y, por circunstancias de la vida, aquí se ha quedado. Gracias a su esfuerzo, a sus dotes, a su valía, y a al apoyo de todos cuantos han hecho suya su causa y su personalidad ya imprescindible entre nosotros, Busa se ha convertido en un atleta encomiable. Tanto, que en los Juegos Africanos que tendrán lugar en Brazzaville (Congo) del 2 al 19 de septiembre, representará a su país invadido, la República Arabe Saharaui Democrática. Yo pediría que viéramos en la tele los juegos, al menos cuando compita Busa, porque es necesario que sienta allá lejos el corazón de Peñarroya, de Córdoba, y porque es un exponente increíble de lo que puede conseguirse con iniciativas como la de Acansa.

Sáhara ( Diario Córdoba - 01/09/2015 )