viernes, 4 de agosto de 2017

Cena

CENA

El emperador ha engordado. Desde que los ingleses no le permiten montar a caballo, por fastidiar, se ha hecho construir una especie de montura de madera sobre la que imagina que cabalga. Más allá, el mar rompe contra los acantilados, cuajados de casacas rojas escrutando el horizonte por si acaso, de la isla de Santa Elena.
Bonaparte suele volver a su palacete prisión de Longwood House cuando el atardecer estrella sus últimos rayos contra el Atlántico. Va escoltado por el pelotón de cangrejos armados que son su sombra.
Esa tarde del otoño austral de 1821 el emperador cena con sus verdugos más conspicuos: el gobernador Hudson Lowe y el conde Charles de Montholon, cancerbero alimentado por el rencor del nuevo monarca Louis XVIII. Al terminar la comida, el emperador se muestra inquieto, quejoso, insatisfecho. Sus hipócritas carceleros, invitados como cuervos al festín interminable de su extinción, se interesan por su malestar con un extraño brillo en los ojos. Él les sostiene la mirada y les dice:

—No es nada. Sólo decidle a mi cocinero que la próxima vez no olvide vuestro arsénico. Ya me había acostumbrado.

#UnMarDeHistorias

No hay comentarios: